miércoles, 16 de julio de 2008

Es curioso que tus palabras -simples, certeras, adecuadas- sean las que menos dicen. Será que lo llenan todo y, al no verse los contornos, las raíces, las fronteras, parece que no estuvieran. Pero están. Llenando todo.

Quizá no es verdad, pero lo pienso: sólo existe vacío y lleno. Lo vacío y lo lleno. Cosas que vacían, cosas que llenan. Personas vacías, personas llenas. A manos llenas. Adiós vacías. Y un tercer eje: el espacio.

Es curioso que tus palabras -las palabras- sean las que menos dicen. Pero las que más llenan el espacio.

No hay comentarios: