martes, 8 de julio de 2008

LAS TIENDAS

Odio ir a las tiendas a comprar cualquier cosa. Y odio IR DE TIENDAS (¿cómo pueden los ingleses tener un verbo y todo para esto?) Ha de quedar clara esta premisa.
Hoy he ido de tiendas (¿os he dicho que odio ir de tiendas y que es aburrido y que las dependientas son dependientes de ti y te llaman "chiqui" o te ignoran mientras se depilan?) Lo malo de ir de tiendas en Madrid es que, por si alguien no lo había notado, Madrid es caro. Más que caro, timador. Y aún no le he encontrado el gusto a que me timen. Bart Simpson nos enseñó que por ocho perritos calientes tienes cuatro hamburguesas y que cuatro hamburguesas equivalen a dos pizzas (cf. en un libro muy antiguo de los Simpons donde se incluía una pirámide de equivalencias entre alimentos para que no te engañaran) Esto mismo es aplicable a la ropa: unos pantalones son dos camisas, dos camisas, cuatro camisetas. Y ninguna, absolutamente ninguna prenda de vestir puede costar más de 30€. Se podrá estar de acuerdo o no. Si no lo estáis, os están timando. Yo esto lo respeto. Pero que lo sepáis, ¿eh?
En las tiendas, la cortina del probador nunca cierra bien. Asumes que vas a enseñar cacha, a lo mejor dentro de veinte años lo estoy deseando y todo, así que te dices que en peores plazas has toreado. Pero la música techno-pop está atodahoxtia y no puedes pensar. Te miras en el espejo que está siempre demasiado cerca y no te escuchas decir lo mal que te queda. Estrategias (para saber más sobre estrategias en locales comerciales de ropa ver el número VII de la sección Tetruños.
Otras veces la ropa es absurda. No sabes cómo ponértela. "Oye, encanto, la ropa normal ¿dónde la tenéis?" Te ha tocado la borde, la que se depila el bigote mientras hurgas en su montón de ropa, te mira de arriba abajo (eres demasiado normal, un bluf de mujer) "En la segunda planta", te dice, y se va pensando que la gente como tú debería desaparecer e la faz de la tierra... ¡Mira que no querer comprarte un pingo con más correas que tela...!
En las tiendas hace frío, porque es verano. El aire acondicionador debe estar a unos 15º. Y tienes frío. Te arropas con la cortina, lo que da un poco de emoción al coñazo que supone "ir de tiendas".
No compras nada. Madrid es caro. Y la línea 7 no funciona. Pero, a la inversa de Sansón, te cortas el pelo porque eso te da fuerza. Y ahí no te timan.

4 comentarios:

Violeta dijo...

jajajja
creo que todos/as nos identificaremos con este texto :)

también me pasa:
cada vez soporto menos "ir de tiendas"
colas
probadores
"chiqui"
música technopop a todahoxtia

y todas estas cositas que cuentas


besazo
:)

elia dijo...

ay, gloria, entrar aquí es la mejor terapia.

para sonreír por lo menos.

totalmente a favor de todo.
justo estaba yo planeando cortarme el pelo... o la cabeza entera...

josemoya dijo...

Totalmente de acuerdo. Lo de la música "atodahoxtia" es más habitual en zapaterías, no sé por qué. En cuanto a los precios... Descubrí por qué me gustaban las rebajas cuando se me ocurrió ir a comprarme una camisa fuera de rebajas. Entonces entendí también por qué en ciertas tiendas no ponen los precios de la ropa, y hacen que tengas que preguntarlos a la dependienta y ponerte verde, azul y de todos los colores delante de ella.

Anónimo dijo...

Que bien y que buena tu página.
Me encanta leerte.

Con tal de no ir de tiendas he intentado comprar a través de catálogo, pero claro, ni la que crees que es tu talla lo es ni el color de la ropa que se ve en la foto del catalago coincide con el de la ropa que te mandan...
Yo quiero un personal shoper ya!!

María