miércoles, 19 de agosto de 2009

MAGISTERIO IGNORANTE

No dejes que la vida
quede sustituída por el libro.
No dejes que tu yo
poético artificial
se coma al cerebro latiente
lavándose las manos
por los pies métricos.
Y cuenta cada sílaba, bien,
para evitar la rima inevitable
e inventa mil palabras
que lo signifiquen todo desde la entrada.
Eclectifica, esceptifica,
y huye y desconfía
del corrector del procesar de textos.

No hay comentarios: