jueves, 20 de noviembre de 2008

Y sacado por las escaleras mecánicas
uno asciende a un mundo
que no era como había imaginado.
Un fondo de pantalla gris tres dimensiones
con ladrillos ennegrecidos, desagraciados,
nunca estuvo entre tus elecciones.

La frustración tiene una banda magnética
que pasas en el autobús,
cóbrate, cariño.
Y miedo a que el moreno de al lado te viole
y miedo a que no te viole.

3 comentarios:

isabel dijo...

y el final tiene muchos finales dentro

U.B dijo...

A mí los morenos, mientras sea con consentimiento previo, que me violen lo que quieran.

Me tienes que contar de tu casaaaaa.

Andrés dijo...

Me encanta cuando te pones densa. Seguramente con miedo y frustración se podría escribir la historia de toda la humanidad, y la de cada individuo.