lunes, 21 de julio de 2008

Y ver que un mínimo gesto de cejas o una sonrisa escuálida de lado es para algunos un acercamiento mayor a ningún otro. Porque nadie dejó dicho el cómo, el cuánto ni el grado.
Ver, en definitiva, que tu enemigo también es una persona y que, pudiendo parecer retorcido y manipulador, quizá sólo está intentando pagar su culpa con preguntas convencionales.

1 comentario:

isabel dijo...

eso
justo eso
apuntalo como tema del que parlar pa nuestra prox qedada


mua!