sábado, 1 de noviembre de 2008

Rozaba el roce y me dio un susto
pensar que sabías que el roce yo rozaba.
Dorso contra dorso de mano, mano al corazón en un espasmo
¿lo notaste?

Mirada contundente, leve toque,
y siempre duda sin saber si tú mirabas (por dentro).
Telepatía a fuerza de sonrisa imán
rozo el roce que le haces a un objeto
queriendo ser yo cuchara, plato, mesa.

Ignorante de intenciones, háblame,
todas las canciones me cuentan de ti.
La música de hoy me dice
que me dejas
por otra que ni roce ni mirada ni sonrisa ni servicio.

No tengo orgullo.

No hay comentarios: