viernes, 28 de noviembre de 2008

Ser joven y entenderlo
no pasa simplemente por sentirte activo o con fuerzas,
eso es sólo una cuestión de las estaciones
o de haber dormido unas ocho horas.

Ser joven y entenderlo
es saber cuándo te equivocas
y mirar a tus mayores,
no necesariamente más viejos, pero sí mucho más sabios,
agachar la cabeza con media sonrisa mientras ellos te revuelven el pelo.
Aceptarte inexperto.
Aceptarte.





6 comentarios:

Gsus Bonilla dijo...

y simpre
que te revuelven el pelo
lo hacen con la yema de los deos

y esto tranquiliza mucho, vaya que si tranquiliza.


bso my glorius
y recupérate.

U.B dijo...

Y además impide que nos volvamos más gilipollas de que ya somos.

Anónimo dijo...

Oye, gilipollas seréis vosotros, que yo soy un tío cojonudo.

Andrés dijo...

¿Puedo poner yo también alguna chorrada anónima? Y luego la gente se escandaliza por quienes terminan una noche de juerga timbrando en todos los portales...

Andrés dijo...

Sobre el poema, creo que cuando empezamos a sentirnos reconfortados en lugar de violentados/menospreciados porque los mayores nos revuelvan el pelo (incluso con cierta condescendencia) podemos decir que hemos superado completamente la adolescencia.

Violeta dijo...

me gusta la opinión de Andrés :)

yatedigo
esto de a ciertas edades
que es lo que yo vengo pensando desde hace un tiempo
y bueno
más cosas
tipo: joder, a ver si me van a gustar cosas de las que antes renegaba sólo porque pensaba que eran de "mayores" ...

creo que me está llegando
la crisis de los 30

:)

besotes, guapa :)