jueves, 29 de mayo de 2008

Cuando un tonto coge una linde, la linde se acaba y el tonto sigue.
Dicho popular

Barra de información,
barra de hierro,
vara de medir,
varado hecho en vara,
puchero en que un dios fríe alitas de pollo
sin darse cuenta de que se las va a comer solo.
Me aburres, duende, y más si esquizofrénico
te citas a ti mismo.
De puro ignorarte, te flagelas:
sadomasoquismo logomáquico.
O bien no te enteras y llamas frío al pirómano,
sin importarte nada porque es tu mundo,
tu mundo cerrado de linde inexistente, teatro épico.
Arrugo los labios sin preocupación, divertida
porque estoy cayendo ahora:
lo que en realidad querías
era una foto mía desnuda,
ay, qué estoica soy.
Nos hemos ido carcajeando de tus pobres intentos.
Tus agresiones no nos crean rebeldía:
mientras la mosca zumba y caga,
seguimos sonriendo ojos arriba.

martes, 27 de mayo de 2008

CÍRCULO CULTURAL FARONI, TODO VERDAD, NADA LEYENDA, TODO LEYENDO

Luis Landero escribió en 1989 su primera novela: Juegos de la edad tardía. Lejos de destripar el relato, sólo quiero contar que la novela cuenta la historia de un personaje de mentira y poeta de verdad que se envuelve en una telaraña de falsedades que se hacen realidad (o todo lo contrario) Una de esas falsedades es el Círculo Cultural Faroni, pseudónimo que el propio personaje se inventa para darse a conocer.
Resulta que el Círculo Cultural Faroni, creado en la novela, ha sido recreado en nuestro Madrid. Un grupo de sujetos (con todo mi amor los proclamo mis héroes) lo creó en 1992. Se pusieron en contacto con Luis Landero (como tuve yo intenciones de hacer cuando me leí su novela sólo para decirle que había contado la historia de mi vida) y se dedicaron a reunirse y hacer concursos de relatos hiperbreves (publicados por Tusquets) entre otras cosas maravillosas que dejo para el descubrimiento personal.
No quepo en mí de metaliteratura, sinceramente. Si pusiera una librería habría de llamarse así: Círculo Cultural Faroni (puede que ya exista) Es otro sueño como Blista Compac y Los estibadores del puerto (que, se me ocurre ahora, podrían ser Los estibadores del verso, pero suena a grupo rapero de cuyo nombre real sí que no quiero acordarme)
No me digáis que, agotado su tesoro, la vida no da regalos.

domingo, 25 de mayo de 2008

CANTOS RODADOS (II)

4. La máquina no es sinónimo de velocidad, ¿qué me decís de los tractores? Las máquinas del campo tampoco conocen el estrés.
5. Cuando veo a una mujer muy pintada siempre me pregunto si, en realidad, no será un hombre.
6. Las frases hechas son frases hecho por tan constatadas

viernes, 23 de mayo de 2008

Éramos enanos.
Nos nutrimos de la leche mentirosa,
remendada con vuestra imaginación.
No teníamos venas, apenas ideas.

Nos alimentasteis, madres, y ahora
no cabemos en los estrechos asientos de la vida
esos que vosotras
mismas hicisteis
para unos hijos grandes, altos e idealistas.

jueves, 22 de mayo de 2008

¿Sabes? Me han leído los poemas que hablaban de ti, otra vez. Aquellos que escribí por dos motivos: llamada de atención y, puesto que no fue efectivo, escupirte de espaldas. Y fue curioso porque luego me encontré frente a frente con aquella mujer que pedía cariño como un suicida sediento que pide agua y se ahoga en un pozo. Tardé casi tres días en serenarme. Pero aquí estoy otra vez: las telarañas son asquerosas, pero muy débiles.

martes, 20 de mayo de 2008

VISIÓN LÁSER

Esto no es un poema

Y soy capaz
de ver
atravesando el futuro lo que va a pasar
o está pasando ya sin que te des cuenta.
Veo eso que llaman flechas de cupido
viajando temblando de casa en casa,
veo las casas pintadas con la marca de la sangre de carnero
y todas las indirectas directas que vas dejando con destinatario.
Y paso
a través de todo esto
observando y anotando
sin fecha exacta cuándo va a sudecer,
cuándo el primer beso,
cuándo la ruptura,
testigo mudo pero no callado.
Y lo sé
porque noto la presión-tensión
que se me sale de la camisa
igual que en el teatro sabes cómo terminará todo
porque te han dado materiales suficientes durante toda la obra,
basta con tener dosoídosojos para casar las dos horas de motivos,
la visión láser que no anticipa ni prevé,
más bien aborda al destino mientras éste se despereza.

domingo, 18 de mayo de 2008

COSAS QUE SE ME OCURREN A LAS QUINCE CINCUENTA Y CINCO DESPUÉS DE HABER RESUCITADO A UNA AMIGA Y HABER MATADO A DOS

los que se mueren en realidad son ellos no los mato yo (cagüentó, toto) y ella ha vuelto, cosa curiosa, yo confiaba en ella, en ella sí, aunque estuve por quemarlo o arrojarlo por la ventana (como cuando en el monopoly el banco arrojaba un dividendo y yo pensaba que era que el director del banco se subía a la azotea de la sede y lanzaba un cheque) (lo que me recuerda a la hucha de caja postal que ya no está pero marca con su presencia una buena parte de mi infancia y seguro que nadie tiene una foto de aquello porque ANTES no había aparatos de fotografía en cada esquina, anyway lanzo desde aquí una petición y es que alguien me consiga una foto del luminoso de neón de la hucha que estaba en caja postal en madrid donde una monedita aparentaba meterse dentro de la hucha. por favor)

vaya mierda de falso mayo que tiene a todas las cigüeñas y/o adolescentes defraudados.

ahora sólo falta que venga el capullo onfálico a sentar sus bases. jeje. yo sé ponérselas de pie. cretino.

viernes, 16 de mayo de 2008

YO CUARTO DE SIGLO, EL BLOG DEF CON 3

No sé por qué me dio por empezar el blog. No fue por "culpa" de nadie. De hecho, no sé por qué tardé tanto en empezarlo. Es curioso cómo, al iniciarlo, empecé a escribir más. Era como algo latente pero no realizado. Y después, todo lo demás (rimas, remos, anclas, besos, migas, amigos, versos, cuentos, mío, tuyo, todo)
Lo bueno de las pieles escritas y extendidas en amplias mesas es que ves lo ridículo que se era uno, como la pareja-no-matrimonio de La cantante calva. Pero, a la vez, mirarnos al pasado nos vuelve un poco compasivos con nosotros mismos, si no, no podríamos soportarnos. Sí, qué estúpidos somos, y qué lindos. Y qué mal escribíamos (nos sirve de excusa siempre la juventud), y qué apasionadamente bobos... Para celebrarlo debería poner uno de esos poemas malos míos en "los peores poemas de la literatura española". Pero es que yo no soy nadie en la literatura española. Y, por otro lado, el verse absurdo desde el hoy, no asegura el no verse absurdo mañana.
En fin, que soy muy feliz. Como no lo era el 16 de mayo de 2005.

miércoles, 14 de mayo de 2008

EDRYAS HA MUERTO

Me di cuenta el otro día (con el lío de las lías de los nombres de poemas en gallego y mi amigo Gustavo...) que a veces no hay pseudónimo más eficaz que tu propio nombre.


Recordé también a una amiga cuyo mail era Sunombregatogordo@hotmail.com . Hasta que un día dijo "tengo una edad ya" y lo cambió.


Así que, después de muchos años de Edryas (el nick, pseudónimo, alias del que todo el mundo me preguntaba el significado) de pronto he visto que ha perdido toda efectividad y que todo el mundo me conoce por mi nombre. Eso y que me he reconciliado con él.


Edryas ha muerto. Un poquito.

jueves, 8 de mayo de 2008

Cuando alguien ama mucho suele sufrir una pequeña superstición: se empeña en olvidar que en el pasado amó a otros.



Era preferible encontrarte
y olvidar el verso anterior
para volver a escribirlo pensando que era nuevo.
Era preferible codificar mensajes
obviando que para entenderlos
no basta con oír
o lo que es lo mismo
hay que pensar
o lo que es lo mismo
comprender que ninguna palabra es inocente.
Era preferible jugar-todo-va-bien,
no pensar que fueras retorcido, sino original,
que lo que dijeras sólo sería anécdota,
que no creabas estructuras envolventes
con las que adivinarías mis secretos.
Era preferible no preguntar ojo a ojo
y seguir tejiendo redes atrapa verdades.
Era preferible no ser yo.
Y ahora, aunque sea preferible no decirlo,
me arrepiento.

miércoles, 7 de mayo de 2008

SCRATCHING ON MY MIND

La cabeza no es como el planeta: es plana, pero circular, con unos surcos como un LP de acetato y una aguja no muy limpia que lo araña tocando su música/sus músicas. Y suena la de los seis niños gritando fuerte y la otra del silencio casi tan ensordecedor como los anteriores y la del plazo es cumplido como en los romances medievales y el teatro romántico y esa de las correspondencias y tener cada vez más claro que no pasa nada que todo se repite que estamos aquí esperando y pasando el rato juguemos a algo mientras y también suena la de los viajes express y la de no me doy cuenta de nada y la de por qué no suena el teléfono y la de soy editora de cuanto me rodea.

martes, 6 de mayo de 2008

Hay un dendrófilo (como quien dice "hay una momia") que ha sucumbido a la publicidad nada subliminal y se come los yogures de soja transgénica a pares porque ama lo vegetal y se ha comprado un compostador donde echa la comida que le sobra de sus cenas románticas con ecologistas que nunca son ecólogos.

Este dendrófilo reniega de los coches en su salón con el air conditioned a tope (paradojas las tenemos todos, por eso es condicionado) porque ama lo vegetal y seguro que firmó lo de apagar la luz un puto minuto y lo de no usar el móvil porque los hacen con sicilicio extraído de una mina explotadora de África (sin darse cuenta de que el problema no es el móvil, querido, no es ése, tío simple) y apoya la causa palentina (aunque no haya estado en Palencia) y la causa francesa (aunque no conozca Francia más que de turisteo) y todas y cada una de las causas dendríticas aunque no tenga ni idea de vegetales.

A veces este dendrito me tortura con sus poemas. Menos mal que soy la única que le lee.

lunes, 5 de mayo de 2008

COSAS DE LA ALDEA (VII)

JORGITO

No sé si se llamaba Jorgito, pero yo le llamaba así. Dos meses de convivencia permiten llamar a alguien como te dé la gana (siempre que no sea ofensivo, digo yo)
Jorgito era uno de los obreros que nos cambiaban el pavimento en mi barrio. Esta noticia quizá os suene de Lo de arriba de mi cama (yo sólo escribo verdades) Pues sí, en un "Especial elecciones", el ayuntamiento decidió repavimentar nuestras aceras, quitando el típico gris con cuadraditos y poniendo el playero blanco y rojo brillante.
Jorgito era de los pocos obreros nacionales y de los más jóvenes. Un pieza. Un obrero en una obra sobredimensionada: ahí trabajaba uno por cada cinco que miraban (como el clásico chiste que contaba mi abuelo Antonio)
Un día, a 100 metros de mi portal, decide ponerse a ligar con las muchachas más tontas del planeta (y no lo digo yo, es que tenían carnet) (vaaaaale, veeeenga, no eran tontas, pasaban una mala racha, ya sabéis) Las chicas están intentando partir un baldosín con una máquina infernal corta-baldosines. Claro, ni flowers de ruptura. Jorgito prepara sus músculos para hacer el trabajo y dejar a las niñas fucsias con la boca abierta. "Lo voy a romper por mis santos cojones". Pero llega el Serio, otro obrero español un poco más mayor que Jorgito y dice "Venga, dejad ya de hacer el imbécil, que mira que sois tontas" ¿Celos?, ¿las niñas fucsias son familia del Serio y está curando su honra? En cualquier caso, a Jorgito le han levantado la caza. Odio en sus ojos.
Horas más tarde, bajo a la calle y ahí está Jorgito hablando con el Abuelo, otro obrero más mayor que, con cara de abuelo paciente, intenta calmarlo. Jorgito declara: "estoy hasta los cojones de que me toquen los cojones, porque le ha dicho que no trabajo a ese, a ese, a ese, a ese..." Todo acompañado de indicaciones de su dedo, pero indicaciones metafóricas, porque no señala a nadie. Es una forma de hablar... o de señalar. Pero el caso es que ha dicho lo de "a ese" unas 10 veces. Yo me voy y no me entero de más. Pero vuelvo, y Jorgito sigue dando la chapa (o la baldosa), pero sin pegar golpe, mientras el Abuelo le da consejos sabios. Oño, Jorgito, curra que yo te vea, que te vas a ir y no te voy a ver esos brazos potentes. Y escucha al Abuelo, que sabe lo que se dice.
"Por mis santos cojones que me oye", oigo gritar a Jorgito según abro la puerta de mi portal. Ay, Jorgito, lástima que tu vocabulario se reduzca a 4 palabras...

jueves, 1 de mayo de 2008

LA MANCHA DE UNA MORA

Una vez tuve un amigo daltónico. Hoy sólo es una persona-personaje. Bueno, él decía que era daltónico y yo me lo creo, porque...bueno, porque prefiero creer, aunque soy muy pragmática y siempre dudo de casi todo. pero en un caso así... Sobre todo preferí creer porque quería hacerle una bufanda, una de esas bufandas malditas que regalo mal y sinj mirar a quién y resulta que Quién se olvida de "bufanda" y, sobre todo y más grave, de "amistad". Pero por aquel entonces yo tejía y tejí viendo en la tele las mayores mierdas, chis,chas, las agujas. Y lo divertido (oh, mis ocurrencias) es que la bufanda era verde y roja, chiste daltónico (si Dalton levantara la cabeza)

Lo demás, ya lo he contado, que sí, que vale, que adiós.

Ahora conozco a otro daltónico. Estoy enamorada de él. Bueno, claro, no es ese tipo de amor. Es amor... vaya... ¿cómo explicarlo? Hay un concepto un tanto erróneo sobre el amor platónico (al igual que con la palabra morbo, que significa enfermedad, y no creo que que alguien atractivo te vaya a producir un sentimiento enfermizo, sino más bien al contrario) Pues bien, por eso no quiero decir amor platónico, pero es de lo más parecido. Es el amor que sientes por los días de sol, por el musgo indiferente y antiguo, por las sonrisas... y es que él se ríe siempre, siempre, siempre. Menos cuando no, y entonces es mejor.

Él no sabe (ni sabrá) que yo pienso esto, y no me importa, porque los amores así no son para publicados, me basta on oír sus ideas fuertes y saber que detrás de sus ojos azules no ve mi camiseta roja.