lunes, 30 de junio de 2008

Cerré los ojos mirando a la derecha
para que todo se presentara allí delante,
hacía demasiado que olvidaba
la sensación de infancia tranquila
el único minuto de alegría en esa época.
Y siempre la calle en cuesta
con las luces rojas de los coches en invierno
y olor a calefacción dentro
y cristales empañados,
sensación de ir a ver a los Reyes Magos,
dulzura, sólo ese instante perdido en mi vida
que por corta que sea
inundará ese momento.
Prometemos tardes de pipas sabiendo que no volverán,
que nunca, que nunca
podrás volver a sentir la vergüenza del balonazo en la cara,
la humillación del bocadillo lleno de tierra,
el desamparo de las pinturas rotas,
el abandono de cualquier escuela.
Y eso, irónicamente, te da pena.
Tiempo perdido
que ahora llega a tu mente metido en el coche en la calle Alcalá,
cristales empañados, luces rojas,
corazón puesto en el cinco de enero.
No acordarse de esto
no es más que otra forma de acordarse.



viernes, 27 de junio de 2008

Poco a poco reconsquistar tu tiempo, que no tu espacio (el espacio es una cosa de ricos)

Volver a lo que se supone que te gustaba antes de estrujarte tanto el intelecto. Tanto que tus capacidades se han visto disminuidas por sobreesfuerzo y en las tres últimas horas sólo has podido repetir "automoción" y "levitación")

Ser consciente poco a poco de las partes del cuerpo que existen más allá de la cabeza y de las manos. "¡Cielos! ¡Tengo piernas!" Y usarlas.

Reconquistar tu bicicleta como niño en preguerra civil, reconquistar tu edénico sentir de un sólo día (un verano es largo o corto en medida a las actividades con las que seamos capaces de llenarlo)

¿Me gustaban los videojuegos antes de ESTO? ¿Y comía tantas galletas?

Poco a poco volver a tu vida con secuelas imborrables. Nunca voy a olvidarme de la palabra "adelfa".

miércoles, 25 de junio de 2008

LO QUE CREO

A Dani Hache, nombre real del poeta que escribe con pseudónimo de la hache al nudo. Et alii.

Lo que creo
lo creo con la mente
porque con las manos
siempre fui muy torpe
(tengo a un par de hombres amordazados
a los que cautivé con esta trampa)
Pero eso no lo sabíais.
Lo que creo
lo creo porque dudo
aunque -el aunque que sospechas te cambiará la vida-
me veáis hablando mucho y mal,
pisando cráneos.
No. No. Mirad, dioses, mi pequeñez
y a más miedo, más palabras por minuto.
Pero eso no lo sabíais.
Como no sabíais que me gustaría
andar con tacones y gabardina
sangrando pies y personalidad.
Pero esto quizá sí lo intuíais,
que yo quería ser la reina en el entierro
la muerta en la república
aunque lo negara sin falsedad:
nada más real que negar la evidencia.
Soy la mentira hecha verdades,
la siempre sonriente pesimista,
la que ignora los insultos rabiando,
la que pide más miradas que ojos quedan.
Una vanguardia antigua irresoluta
de creo, creación y credenciales (que no me doy nunca)
No saber quién es, al fin y al cabo,
la pesada que se os muestra y os mendiga
y si no le dais, os roba.
Lo que creo
lo creo con un boli o a teclado
y siempre lo creo inacabado.
Mas certeza:
los forenses me invitan
a una disección del gato muerto.
¿Nunca le creí cadáver igual a nunca estuvo vivo?
Y su padre, el del gato,
sorprendiéndome como yo sorprendo
sin palabras, de fuera a dentro.
¿Por qué yo, dioses, la ungida?
No la única, pero una elegida, al menos.
Lo que creo
lo creáis vosotros,
lo creéis vosotros
a fe, a rabia, a poesía.
Y entonces entendí que sí,
que muerto el gato se acabó la pena
porque toda muerte es principio de comienzo y de ahí la alegría.
Y esto sí lo sabíais.
Y creí
como si nada pudiera tocarme ahora,
como si os hundierais en mi carne de estreno.
Porque estuve muerta
y me habéis resucitado.

sábado, 21 de junio de 2008

PERSPECTIVA II

Esto que a ti te parece
desaliño consciente de persona y gesto
me parece a mí pereza, imposibilidad, falta de maestría
en autocomposición y gracia.
Y a otro
le parecerá otra cosa.
Esto que a ti te parece
amistad sincera, vuelco,
me parece a mí silencio, desinterés
tan vívido que deja un hueco
donde podrían estar tus huellas.
Y a otro
le parecerá otra cosa.
Esto que a ti te parece
rostro serio, un yo estirado,
me parece a mí miedo a reírme,
necesidad de permiso, tarjeta de visita a hablarte,
caminar por las pisadas de tus héroes.
Y a otro
le parecerá otra cosa.
Esto que a ti te parece
de la buena fe siempre lo contrario,
me parece a mí el malentendido hecho carne,
desesperarse y reír porque nada puede hacerse
si tus ojos y los míos no dejan de ser cuatro.
Y a otro, quién sabe,
quizá le parezcan seis.


miércoles, 18 de junio de 2008

Godot también espera,
en una taberna de Reina Victoria
aguarda su turno tomando cerveza.
Ya ha sucedido,
como supimos desde el principio de los tiempos
está pasando.
Ya se subasta mi casa y los postores
son crueles en su inocencia de náufragos
que perdieron y ahora quisieran ganar
como sea, lo que sea.
Apuestan.
Godot también espera,
no en vano la esperanza
no es más que una condena.


domingo, 15 de junio de 2008

VAIVÉN RELATIVO, EL POEMA PRESENTACIÓN DEL POEMARIO RELATIVO VAIVÉN

Tenía ya ganas de enseñaros de qué va esto del Relativo vaivén. Va tomando forma y, cuando menos me lo espero, cambia, como voy cantando a diario: todo cambia, es la única forma de que sean las cosas. Así que Relativo vaivén es "Vaivén relativo". Y no, porque quién sabe lo que puede dar de sí lo inacabado. Ya había algún poema clasificado bajo esta etiqueta (uno que gustó bastante, por cierto, "Perspectiva I", que es también un buen resumen del poemario) Así que, empezando por el final, os dejo el poema presentación-esencia/resumen-comentario/TOTALidad y su vídeo, amablemente cedido por Patty de Frutos. Y atentos, que habrá más.


Los lienzos azules sobre los tejados
rompieron, quemados, miradas, quejidos,
perfume de rosas que ya está agotado
aporta paleta color aburrido.
Amarilla carne de cuerpos hastiados,
ejército verde de lo que se ha ido,
las risas prosaicas, ballet de callados,
lucho panteísta, lucho y no decido.

Vaivén relativo, en Japón, mariposa,
que no hay movimiento se piensa el cretino,
contemplad: dialécticas todas las cosas
podrían crear huracán neoyorquino.
Plana y redonda, toda forma mohosa
quedará en mi prensa con temblor marino,
dejad hoy que el mundo se espabile y tosa
y cosa sin reglas su tapiz salino




jueves, 12 de junio de 2008

LAS COSAS

Cosa es la palabra comodín por excelencia, la palabra anafórica-catafórica por la que sustituir cualquier ente o elemento-objeto inanimado del discurso.

Pero cosa es también una esencia. Palabra absoluta como centro que no tiene por qué ser el centro de nada sino el dentro.

Uso la palabra cosa en este sentido, como la usó Juan Ramón Jiménez. Donde él dice "Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas" yo me pongo seria y hago doblete "Todas las cosas trabajan juntas en la tarea sublime de morirse" y "Todas las cosas saben de matemáticas". Las cosas, las todas.
La palabra saco se convierte así en la palabra aleph que todo lo puede decir.

lunes, 9 de junio de 2008

CONVERSACIÓN ENTRE TRES MUJERES LITERARIAS

MUJER UNO. Sin duda, las mujeres somos los seres más desgraciados de la tierra.

MUJER DOS. Ya... y por un breve deleite perdí yo mi corona de virgen.

MUJER TRES. Sí, pero que me hable como a un ser humano.

MUJER UNO. Tampoco quiero su muerte. Su muerte sigue siendo él. Quiero el olvido y la paz.

MUJER DOS. ¿Y cómo puede mandar a mi lengua hablar y no a sus manos que estén quedas?

MUJER TRES. Sí, pero que me hable como a un ser humano. Por favor.


















La tertulia, Ángeles Santos

domingo, 1 de junio de 2008