lunes, 16 de febrero de 2009

BISIESTO

Bisiesto y cópulas doradas en las calles de Los Ángeles,
histerias colectivas sesenteras
(también valdrían las posteriores)
y mucha poesía encerrada en espacios amplios, pero carcelarios.
Mala alimentación, mucho trabajo,
risas, miedos... resumen de un año
tan malo como todos los bisiestos,
tan bueno como cualquier otro

de los que me han dado vida.

1 comentario:

isabel dijo...

"y mucha poesía encerrada en espacios amplios, pero carcelarios"

a veces las cárceles son enormes y no por ello menos cárceles

temua