lunes, 30 de marzo de 2009

Cerco un centro
di gravità permanente

che non mi faccia mai cambiare idea
sulle cose sulla gente

Franco Battiato

Ni lo busco ni lo encuentro: sé
que no existe,
ni tampoco lo deseo.
Movimiento,
aunque me cueste la vida
o la salud mental,
movimiento perpendicular a mis ojos,
siempre una historia por debajo de la capa
de lo que llamamos realidad.
Algunos lo convocan como mentiras o desconfianza,
yo lo prefiero resultado paralelo, el deseo
de todo hombre de ser asignado a dos nombres,
el secreto de la doble vida,
tímido de día, luchador de noche
o, en mi caso,
muchacha de gafas sorprendidas
y medias rojas encima de tu cama.

No hay comentarios: