miércoles, 11 de marzo de 2009

Estás en tu peor momento,
te dejas engañar.
Aquí me escuchas
desde las riberas neutrales
sin cara alguna
como ser quisiste siempre,
ahora la envidia.
Te permites el engaño
llámalo idílico-momento-compramor,
te sobra verdad
en los zapatos de piel auténtica,
en la mirada celos a muerte.
Aquí te hablo
en todopoderoso estado fronterizo inaprensible.
¿Imaginas
ya no necesitar castaño o rubio?
Abres el grifo y te enjabonas
con la segunda piel que te protege,
con tu primera piel ya muerta desprendida,
reptil de miedo. Aquí el consejo:
cortarse la cabeza soluciona
un porcentaje alto de tus dudas
y algún que otro problema.
Permanecen en la memoria colectiva,
después de mucho espacio,
los mitos algo deformados de tu grandeza,
la sabiduría autocreadora que desprendes.
Aquí mi apoyo,
te lo digo como cordero en bandeja,
permite que quede un rescoldo omnisciente
de la verdad que emana de tus poros,
pero en silencio.
Las transiciones siempre son duras.
Aquí un amigo,
estás en tu peor momento,
no hay solución para los riscos
precipitados hacia tu cabeza.
Creeme, lo siento.

10 comentarios:

Adolfo González dijo...

Mira, no sé quién eres o no me doy cuenta, porque, de hecho, sé que a tu blog ya había entrado hace tiempo, aunque no me paré a leer.
Sé que entré antes porque recuerdo el color y el nombre del blog, eso sí.

Te vuelvo a repetir que me gustan mucho tus maneras. Tienes imaginación e ingenio y ritmo. Seguramente muchos poetines bloggeros puedan aprender algunas cosas aquí.

Te felicito sinceramente y te dejo un par de palíndromos de regalo:

-A ser gitana, tigresa.

-Adán no calla con nada.

U.B dijo...

¿Qué te han hecho, churri? ¿A quién tengo que matar?

Adolfo González dijo...

Uee!! Ya estoy enterado de tu persona, incluso te he puesto cara y todo. Google no falla. Sé que estás en lo de las pandoras o en lo de las maneras de recogerse el pelo. Entré desde el blog de David González.

Salud, hermana!

Gloria dijo...

Pues sí, en las maneras de recogerse los pelos, eso es. y además, creo que nos vimos en el recital-homenaje a David en Illescas.

Adolfo González dijo...

Pues no te vi aquel día, lo siento, no te recuerdo allí. Lo que sí recuerdo es que el homenaje por momentos parecían dárselo a sí mismos La Vida Rima, el colectivo en el que puede que estés. Y lo dije en alto, a pesar de las molestias que os ocasionó, porque era lo que estaba pensando y cuchicheando la mayoría del público y el resto de poetas allí presentes. Ya sé que la verdad duele, pero volvería a hacerlo así, porque no he venido al mundo para reprimirme, así como tampoco ahora me he reprimido a la hora de felicitarte por algunos de tus versos.

Adolfo González dijo...

...Y evidentemente así no se hacen muchos nuevos amigos, pero para hacer amigos falsamente, vale más no hacerlos y quedarse con los que cuenta la mano de uno. La amistad sólo se hace duradera con sinceridad...Además, a mí me importa un pito el mundo literario.

En fin, te dejo ya de rollos y me voy a paseo.

Gloria dijo...

Tranquilo, hombre, si yo no te he pedido ninguna explicación. Cada palo que aguante su vela.

Anónimo dijo...

yo soy uno de esos "poetines bloggeros", y me hace gracia serlo.

Adolfo, no hace falta que te reprimas, con que dejes de molestar a la gente es suficiente. Muchas gracias por dar lecciones de la vida, muchas gracias por compartirlo.

Marcus

U.B dijo...

Tronco, qué obsesión la tuya con La vida rima. ¿Qué pasa, que no te aceptaron como miembro?

Adolfo González dijo...

Marcus, de casualidad vuelvo a ver estos comentarios y lo que me dices. Si eres un poetín bloggero y te hace gracia, me parece bien. Y, si no, también. Yo no te dije nada a ti, así que no sé porque me vienes con historias. Mándame un e-mail, llámame o ven a verme la cara si tienes algo que decirme. Y ya te responderé lo debido.

U.B: ¿de qué me hablas? No te conozco de nada y no quiero entrar ahí ni quise jamás.