viernes, 13 de marzo de 2009

Estimado o estimada aquí su nombre,
desde mi posición priviligediada de carta copiada
y firmante de tampón
te pido tu voto, amigo o amiga indediso.
Comprendo tus dudas,
pues yo mismo dudo
de tu condición sexual, incluso de tu humanidad,
pero nunca, nunca temas,
pues ya desde hoy y para siempre seremos amigos.
El abajo firmante que puede ser cualquiera
te desea para ti y los/las tuyos
una buena salida de candidatura
y buena entrada en el infierno.

2 comentarios:

isabel dijo...

jajajajjaja!
traigo vino, zumo de piña
y un abanico


mua!

Adolfo González dijo...

¿Hasta qué punto consideras cierto que la duda fomenta la pasividad y la paranoia del ser humano perjudicando al mismo tiempo su acción de la vida?

Te lo pregunta un ser humano heterosexual y fallón que te da las gracias-gracia-por adelantado y que no tiene esperanza de respuesta en vista de que a algunos parece molestar cualquier cosa que diga inocentemente.