lunes, 27 de abril de 2009

Me callo y lo digo todo
dueña, al fin, de mi silencio. No
soy ya la enferma vocalizada.
Indiferencia afectuosa,
amo a todos o lo parece,
un poco de doblez
he tenido que aprender recientemente.
Es necesario a veces
no meterse hasta el cuello,
guardarse como tú te guardas,
oh, misterio, tan claro y transparente
y tan oculto.
Darse y no darse y darse entero
a quien yo quiera.
Prediqué el mancharse cejas incluidas
y seguiré en ello pero con nuevos datos:
-más segura de mí
-más segura de ti
Yo valoré todo a lo inmenso,
yo cifré el canal como ganancia
y no pierdo
pero me cuido
y callarme, callarme lo que no se escucha
(comúnmente conocido como “tonterías”)
me acerca a vosotros,
te acerca a mí:
porque esta vez
las palabras son tuyas y las guardo
con dos o tres tesoros
que se hicieron grandes.
Amo a todos o lo parece,
nada más

y nada menos.

No hay comentarios: