miércoles, 8 de abril de 2009

No he intentado nunca
ser más lista que ningún hombre
mintiéndole sobre lugares y llegadas:
si se tiene, se tiene,
si se llega, se llega.
Confieso que alguna vez sí,
pero fue por pereza,
no me gusta dar explicaciones colgantes
de un marco perfecto e idílico:
si se está bien, se está completo,
si se está completo, no hace falta más.
Tampoco es que tenga mucha experiencia,
no te sientas orgulloso si te digo que has estado
entre los cinco mejores:
no ha habido muchos más.
Pero puedo decirte que noches he tenido muchas
y recuerdo la tuya entre las tres primeras.

No hay comentarios: