domingo, 17 de mayo de 2009

SAN ROCK & ISIDRO

Lo he hecho como siempre quise hacerlo: tradicional y moderno (¿de cuándo he sido persona de una sola cosa?)

España es un país de contrarios también (cuál no lo es) Es un país donde celebras una fiesta junto a un cementerio. Hay que darle un poco de alegría a la muerte. Además, el muerto al hoyo y el vivo a la rosquilla.

Lo que siempre me ha gustado de San Isidro es que todavía tengo la resaca cumpleañera. Yo tenía que haber nacido para San Isidro. Mi padre, que es un guasón, quizá me hubiera puesto Isidra. En cualquier caso, he pasado tres días de buena música (baile incluído con el pitoniso) y bocata en la hierba (independientemente del jamón infame) Era lo suyo, ahora que soy habitante del municipio. No se puede pedir mucho más. Sigo siendo una chica alborotada y, cuando me dejan, alborotadora.

No hay comentarios: