lunes, 18 de mayo de 2009

Todo buen Makoki
necesita su dosis mensual de electricidad en vena
y a falta de la misma
un poco de atolondramiento
para olvidar que es mortal.
No serás el primero
que acaba en el frenopático por mi culpa,
aunque siempre espero que el último sea el último.
Traigo bastantes problemas
y muy pocas ventajas,
por eso me siguen devolviendo por defectuosa.
Todavía espero
a la Compañía Suicida que se atreva a desativarme.
Tampoco serás el primero que se queda sin manos,
pero feliz.

No hay comentarios: