miércoles, 3 de junio de 2009

Supongo que me encanta
tenerte entre la espada y la pared y torturarte
con mi florete afilado y mi lengua viperina.
Tienes que entender que represento
los papeles de más cien teatros,
confundo los carteles
y soy la princesa en la ciudad,
el galán en la cabaña,
el detective sin misterio,
el pirata sin barco.
Me tomo con calma
los versos que la vida me regala
aunque los crispe sacando todo su zumo,
comprende que mi poema es verso blanco
y la rima no siempre encaja.
A mí tampoco me salen las cuentas, no te esfuerces,
sólo disfruta del espectáculo que doy gratis
y si quieres cubrir una vacante, puedes,
en mi vida no hay castings.

No hay comentarios: