lunes, 22 de junio de 2009

Tengo los ojos para siempre abiertos
y pasa no el verano, no,
sino la realidad del verano por encima
y la música marea, no la cabeza, no,
sino aquello que está más dentro
y las chicas que se ríen cogidas de alguna correa
y los chicos que se quitan las camisetas
y el volumen que sube en implosión
y algo que sube desde el asfalto y no veo
con los ojos para siempre abiertos.


No hay comentarios: