miércoles, 22 de julio de 2009

Estoy esperando que termines una de esas cosas importantes que tú haces
para sentirme un poco atendida,
sin estar resentida, eso sí.
Hice un máster en soledad y poca paciencia,
que es la mejor forma de ir ganando calma.
He de agradecerte los minutos que he tenido que llenar
por culpa de la soledad que se me ha impuesto.
Gracias a ellos conocí a nuevas caras,
aprendí a tocar la guitarra,
a cocinar y a soportar la tele.
En todo caso llevo una vida esperando a que los demás
terminen esas cosas importantes que ellos hacen
que quizá no sean más que cosas
para llenar el tiempo mientras esperan
a que yo termine esas cosas importantes que yo hago
por llenar el tiempo.

No hay comentarios: