sábado, 29 de agosto de 2009

ES LO QUE HAY

Ya nada es como antes
ahora.
Tengo un barco pirata donde riego amapolas, margaritas,
gatos paseando por la borda.
Hago rec en el cerebro
y se va quedando todo almacenado en un formato incompatible
con todos los reproductores de recuerdos.
Soy el robot de Metropolis, anticuado y moderno
y sigo caminando.
Cicatrices significan que he vivido
un poco más de la cuenta
demasiado cerca de filos y hendiduras.
Mis manos ya no son como antes
ahora que se han estrellado contra las paredes
y me ha sabido a poco, confieso.
Parecerá herejía,
pero no me gustan las estrellas.
Es lo que hay.




No hay comentarios: