viernes, 21 de agosto de 2009

PSICOSOMÁTICO

Normalmente sucede de este modo:
la biografía válida para todos comienza
con mi mirada sonriendo a tu sonrisa
(si "huevo" fuera una palabra más perfecta
podríamos usarla cual principio)
La adrenalina chisporrotea en mis costados
y el Señor del Látigo golpea
mis riñones y el miocardio,
se ensaña y me falta dos segundos el aliento.
En lo que llega oxígeno al cerebro
me pitan los oídos y da tiempo a marearme
(también hay un Señor Perforador de Tímpanos)
Normalmente verte termina de este modo:
la impresión permanece menos crispada,
pero indeleble
como la arena que se va con el viento
dejando un arañazo en la córnea.

No hay comentarios: