sábado, 1 de agosto de 2009

Soy responsable de mis propias intenciones. La culpabilidad surge de emisiones de ondas cerebrales.

No hay comentarios: