miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Cómo no darte todo
a ti que me has dado voltios
para seguir viviendo?
Claro que tengo miedo
de acabar colgando de una higuera,
pero sabré que habrá merecido la pena el camino.
No pienses que no me preocupa
los coches que voy atropellando,
pero reflexiono que el peatón
lleva la razón en este asunto.
Altazor seguirá en la estantería
y un minuto será igual a otro minuto
y ese tiempo simboliza toda una vida juntos o separados.
Dará igual, créeme, en el futuro
saber de qué manera uno se quiere.
Seremos simplemente seres vivos
un poco más felices
que el resto de materia.

No hay comentarios: