jueves, 24 de septiembre de 2009

PARA DÍAS BUENOS



La dualidad de la situación coyuntural
de la estructura de la problemática política
que intentan colarnos.
La apatía, la mala comida,
las plantas que se mueren, la gente que se muere.
Los libros mal escritos,
quejarse a cada rato,
querer todo y demasiado,
trabajar.
Las palabras vacías,
el estruendo mecánico y por sistema,
el grifo que gotea,
el casero,
la comunicación siempre a distancia,
las canciones de los 90.
El que te quita poco a poco tu nombre,
el que te va robando pedazos y no se cansa,
el que te pide tu cuerpo y tu mente de propina.
Las películas sin ritmo,
tejer para nadie,
no resignarse,
no renunciar.
Algunas veces, los besos,
otras tantas, no tenerlos.
Oír tengo hambre, no lo entiendo,
las perífrasis verbales,
las cosas sin sentido que nos cargan.
Las banderas, sobre todo, las banderas.
Todo esto
nos empuja
a un suicidio seguro.

No hay comentarios: