domingo, 13 de septiembre de 2009

UTILIDADES

No te preguntes para qué sirve
sino qué te aporta.
Cambiando de perspectiva
rápidamente observas
que buscamos menos la mecánica
y más el beneficio.
¿Y es que ahora la poesía da dinero?
Es sabido
que el orgullo de poeta
se basa, en su mayor parte,
en que no está en nómina.
Pero ¿has intentado acercarte
a esa chica que te ignora
con un poema en los labios?
Abrirás su boca, eso es seguro.
Quizá no salga bien a la primera,
quizá creas que ella no es de esas.
¿quién en este siglo manda
billetes perfumados y unos versos?
Pero verás cómo merece la pena:
cualquier otro lo dijo antes que tú.
Se hará la dura. La sociedad se impone.
Pero en su cama le aterra la idea
de haberse enamorado de tu alma delicada.
Lo demás, tu enriquecimiento personal,
formar parte de la conciencia colectiva poética
o sentir la emoción de cualquier droga
ya importa menos.
Así que nadie me pregunte
por la poesía y su utilidad real:
podrá no haber poetas, pero siempre
usaremos la poesía para ligar.

No hay comentarios: