jueves, 8 de octubre de 2009

ÁMBITO

Deseo terminar la lucha interna
para, rápidamente, respirar con fuerza.
Que el agua me recorra y me meza,
que limpie dentro y fuera,
que sea cómplice de lo que ve.
Sentados codo a codo
hacemos filosofía, hay dos maneras:
la pobre y alegre, la rica y de entraña.
Solemos meternos con la primera siempre.
Ya no me emociono más que lo suficiente,
he aprendido mucho
a base de pedradas, riscos, velas a los santos.
Y cuando la noche acaba
deseo que alguien me recorra y me meza,
que limpie dentro y fuera,
que sea cómplice de la desnudez.

No hay comentarios: