miércoles, 28 de octubre de 2009

DENDROFILIA


Espero cada sa-sa-sa, sábado,
espero comer bien,
hablar de un buen libro,
de una mala película,
del alumnado,
de Erasmo,
del señor Podros.
No espero mucho más.
Seguir moviéndome discreta entre el alambre de espino,
esquivar los gritos,
despeinar muchas cabezas.
No sé si exijo mucho.
Dormir toda la noche,
bailar toda la noche,
café bien hecho,
respuestas acertadas,
rutinas agradables.
Sea o no sea
atentar contra los dioses
necesito afirmar que
no voy a pedir perdón nunca más
por todo lo que me hace brotar nuevas yemas.

No hay comentarios: