sábado, 17 de octubre de 2009

SOLO POR DIVERSION



Esperas poder esperar toda la vida,
aguantar el tirón de aquello que empuja cruelmente
sin preguntarte si te apetece o no.
Las piernas me tiemblan, rodillas aéreas.
Mirar hacia delante es casi más cobarde
que nunca mirar hacia atrás
y enfrentarte a lo que dejaste pasar,
asumir el error que cometiste,
darte por muerto, condenarte a ti mismo.
Pura nobleza. No es mi estilo, aunque lo quiera.
No me dijiste si al final cenarías conmigo,
nunca preguntaste por la carta que prometí enviarte,
la que jamás llegó.
Has asumido la derrota,
la mano de mi cintura se marchó para siempre,
has asumido la derrota sin oportunidad de entrar en calor.
Pura pasión. Acantonados en nosotros mismos.
He hecho esto más veces,
jamás me acostumbro,
aunque, digan lo que digan,
ninguna despedida es aburrida.

No hay comentarios: