jueves, 29 de octubre de 2009

TRIBUTO

El arbusto de jazmines
y los chicos a sus pies
escuchando a escondidas
canciones conocidas poco incendiarias.
El arbusto de jazmines me recuerda
momentos más felices o más tristes,
que estoy viva y por eso estoy.
El arbusto de jazmines en otoño también huele,
forma parte de una medicación antigua
que te revela a dónde fuiste.
El arbusto de jazmines
trepa entrando entre los niños
ocupados en estados de interés general.
No se percatan nunca de por qué prefieren ese rincón,
pero viven deseando el momento blanco y fragante.
Fijando mi vista en ellos, sé qué les ocurre,
pero no comento nada
o destrozaría la magia privada que tanto
les ha costado creerse.

No hay comentarios: