sábado, 24 de octubre de 2009

VARIACIONES DE LO MISMO


Porque todo es ridículo, querido,
porque todo es ridículo.
Y ya debieras saberlo sin tener que verificarlo.
Quemas las naves. Tras de ti
no crece la hierba.
Cultivo un huerto indestructible de espinos de dulce fragancia,
intentaré cautivarte y matarte,
tengo una misión que cumplir.
Porque todo es ridículo, querido,
porque todo es ridículo.
Y ya debieras haberlo aprendido hace tiempo,
cuando llorabas en mi regazo,
cuando te hablé de todos menos de ti.
Oído atento prestas a las circunstancias que nos rodean,
nunca ves, sin embargo.
Porque todo es ridículo, querido,
porque todo es ridículo.
Y si sigues negándolo
acabarás cayendo en el absurdo.

No hay comentarios: