domingo, 4 de octubre de 2009

Y yo
hiperventilando y sin oxígeno,
con el mareo de toda la humanidad que grita en mi cabeza,
solo busco un momento
tranquilo para enmendarme,
saber qué está pasando detrás del agua en los cristales.
Vayamos a dar vueltas alrededor de la plaza más bonita de Madrid,
quedémonos mirando el escaparate un momento
¿quieres ver un atardecer como ningún otro?
¿quieres contarme tus últimos diez años y yo con hambre?
Seguro que algo sale mal y al final todo se arruina
pero después de tomarme esta medicina sabré
que no quiero curarme.

No hay comentarios: