lunes, 30 de noviembre de 2009

DECISIÓN

Setenta céntimos en el bolsillo, un café de los baratos,
sabes que no hay suficiente dinero para comprar lo que quieres.
Te preguntas qué te sobra, casi siempre, aburrimiento.
Has recordado a tu pesar que la vida podría seguir sin ti.
Que vaya pereza las mayúsculas y letra a letra
cuando todo podría ser de seguido.
Que vaya pereza el cielo inmóvil
y la falta de acción.
¿Buscarías el desequilibrio consciente
sólo para experimentar fluir de venas?
Bien conoces la respuesta, tintineas tu café en potencia,
no lo pides,
tú eres de las que duermen para olvidar.

No hay comentarios: