miércoles, 25 de noviembre de 2009

IN ILLO TEMPORE

Todo en esta vida
tiene su momento,
saber encontrarlo
es cuestión de suerte
no de inteligencia,
y de esta a mí me sobra,
pero no tanto de aquella.
Muevo las cadenas
pensando que me muevo,
eslabón más,
eslabón menos,
¿eres libre?
me pregunta el chico inquieto.
Si yo me dejara ser
verías hasta dónde llego.
Todo gritos y malicia,
todo de una irresistible picardía inocente.
Conocerías a la que fui
que se sorprendía a sí misma
sin dejar de ser yo,
la que nunca apartó una mirada,
la que quiso liderar a las masas ignorantes.
Será que en este espacio
ya no es suficiente,
que me canso de hacer siempre
lo inesperado que se espera.
También es verdad que
no debo quejarme:
generar moral
trae siempre estos problemas.

No hay comentarios: