domingo, 1 de noviembre de 2009

NO SABES CÓMO



Ha comenzado,

comenzó hace tiempo
y no nos dimos cuenta, o sí,
y se lo ocultamos a nuestros mayores
para no alarmarlos,

para no alarmarnos.

Era antes ir con la cara lavada
y una pureza viva, no estucada.

Las mejillas ni rosa, ni naranja.

Y ahora...

qué diferente ahora,
todo lleno de papel en blanco,
de ideas recosidas para usar como trapos,
de olvido a fuerza de errores.
Y los errores...
qué diferentes los errores,
ya no grandes y dramáticos,
sino pequeños teatros de marionetas sin solución.
Se cuenta con un camino por delante
y no queda, sin embargo,
ni siquiera la esperanza

de ser un poco iluso.

No hay comentarios: