martes, 3 de noviembre de 2009

SALTO A LA LUZ


Quien escucha oye
no sólo lo que suena.
Comodidad de algodón dejas en mi pecho
mientras oigo encadenados los sonidos

que se hacen palabras poco a poco y sin miedo,

todo perfecto, todo ya pleno
como quien riega un campo y el campo le responde
con toda su potencia armamentística de vida.

Aíslo y recuerdo,
atesoro para que nada se pierda,

toda la consideración que me aconsejas,

mi otro yo mejor hecho que yo
para llegar a ser usado en el momento clave de caída:

yo tuve una historia bella de abrazos y un jardín bien cuidado

Sobre todo, perder la vergüenza a la luz

que ilumina y limpia,

que nos liberará del escondrijo inútil.

No hay comentarios: