viernes, 4 de diciembre de 2009

CINCUENTA CUERDAS ITALIANAS

Y algo de Chet Baker,
es este otoño como todos,
pero diferente.
Me he reconciliado con las azoteas de mi barrio
y ya las miro a los ojos y las trato de tú,
he conseguido, con un golpe de vista,
orquestar recuerdos pasados y presentes
y que encajen, que funcione una melancolía de hace años
con esta de ahora, que casi no se piensa.
He conseguido, modestia aparte,
ser feliz.

No hay comentarios: