miércoles, 30 de diciembre de 2009

GREMIOS

Siempre creí, y lo tengo escrito,
que dar era la mejor forma de tener más.
Y está demostrado, y lo sabemos todos.
Por eso cuando compartes
y acabas pobre, mendigo, lloroso, apaleado, sucio, rico en dolor,
es que, indudablemente,
algo en el mecanismo, no tanto de ida, sino de vuelta
ha fallado y nunca obtuviste duplicados
los dividendos invertidos.
Aunque tenga un valor intrínseco,
a veces, amar
cotiza a la baja.

No hay comentarios: