lunes, 21 de diciembre de 2009

MAKE MY DAY




Sólo tú sabes lo que te ha costado

y te ha costado. Y aún te cuesta.
Podrías ser todo pies, pero entonces la acción,
todo narración y hay que pararse,
de vez en cuando, un poco,
y mirar y decirse "venga, hasta aquí",
echar raya y "desde aquí" entonces.
Contemplas un eterno discontinuo,
un amigo que es como tú, pero mejor,
el mirto, propuesta como candidata a ser
la planta de los dioses. Y no lo ves.
Ya puedes tatuarte la palabra "felicidad"
que como no lo entiendas
nadie podrá salvarte de ti mismo.
Lo sabía Grieg, lo sabía Anitra, lo sabía Ozymandias, lo sabía la esfinge,
ahora lo sabes tú
porque te lo he dicho yo,
y a mí me lo dijo otro.
O no, quizá lo adiviné sola,
pero no porque sea más o menos lista
sino porque tu sonrisa,
alégrame el día.

No hay comentarios: