jueves, 10 de diciembre de 2009

A PECHO DESCUBIERTO

Avanzo silenciosa
a pecho descubierto
y no por valentía,
más bien por ignorancia.
Si me siento culpable
puedo llegar a no beber, a no respirar,
intentaré volverme invisible,
intentaré aplastarme
porque sé que lo merezco.
Dejo que me arranquen la piel, que jueguen conmigo,
que me acribillen las balas
sin defenderme un poco,
sin levantar la voz
porque sé que lo merezco.
Y aquí estoy
con mi sonrisa de diario un poco adecentada,
espero que te guste.
Coge impulso antes de dar el golpe final
a este pecho descubierto.

No hay comentarios: