martes, 22 de diciembre de 2009

TOMATERA


Puedes hacer algo con eso
o puedes no hacer nada,
dejar que madure, que crezca,
como una tomatera en un huerto.
A lo mejor todo es cuestión de cogerse una botella,
bebérsela entera y a ver qué pasa.
No me mires así,
tiene su lógica.
Allá va ese coche otra vez,
saluda con la mano.
O quizá lo que debamos hacer
es aprender de la niña del vestido negro
y de su tirachinas.
Gritar sin decir una palabra
que todo lo que queremos es que nos dejen en paz.
Yo aún no he decidido qué haré,
llevo veinte años perdonándome por todo,
por lo que hago, por lo que no hago,
siempre me soy compasiva, no obstante.
Y otra vuelta de coche.
Tantas veces dije que lo que quería
era escuchar una buena canción en unos buenos brazos,
tantas veces lo dije que acabé creyéndome esa mentira.
No, aún no he decidido,
sólo va creciendo, yo lo riego,
¿qué puedo hacer?
Pero ¿y tú?
¿tú te lo permitirías a ti mismo?

No hay comentarios: