miércoles, 28 de enero de 2009

Mi mano fría mimando caliente tu cabeza,
soy servicial en exceso, un exceso que me pasa factura.
Y tú te aprovechas
de todas las ofertas
que doy a un público
abundante, pero selecto.
Y si esto ocurre en invierno
no sé cómo llegaremos a primavera.
Este vicio de morirme sin ti dentro,
negación de lo abstracto y lo concreto de tu cuerpo.
Yo no fui, yo no fui,
pero sí he sido.
Querer sin amar,
mírame y úsame
sin tirar.

lunes, 26 de enero de 2009

No se dijo nada de lo que fue de esas parejas que admiramos por su valentía después de que huyen juntos lejos de las convenciones.

Tras esa noche luminosa, incandescente que pasan juntos contemplando la luna reflejada en sus pieles, tostando sus almas con sus manos, imaginando que el principio y el fin está en esa habitación color pistacho, se marchan lejos y Hollywood nos dice "The end" y nosotros decimos "Oooooh". Pero nadie nos dice qué es de ellos. Se hizo una referencia en una obra de teatro. No nos da buenas espectativas, por cierto.

Se conocen hace poco estos amantes y se han enamorado como bengalas chisporroteando. Mirad qué breve es su vida. Las manos de él, antes fuertes, resultan ahora infantiles. Los chistes de ella, tan agudos, ya le cansaban a él antes de ver el ombligo de ella.

Pero quizá es mejor así, por supuesto, o el idealismo habría muerto nada más abrir la puerte de ese cuarto color pistacho. Y, sobre todo, qué buen sabor de boca nos deja que nos suceda esto a nosotros y salir de ese cuarto con una amplia sonrisa y a nuestra pareja asida para siempre de la mano.

viernes, 23 de enero de 2009

REENCARNACIONES

Serás la irónica materia de los chistes
que los ángeles se cuentan en la peluquería buclear
hecha de columnas de cemento y polvo volcánico ligero.
Y te das cuenta
de los cambios estables programados,
cuida de escoger tu muestra botón
no vayamos a perdernos todos por uno
o estaremos pagando el caramelo robado de niños
en las sucesivas vidas que tengamos:
argumento válido en sociedades de castas
donde conformarse es ley de vida
para el que manda en todas las reencarnaciones.

martes, 20 de enero de 2009

WATERLOO

I was defeated, you won the war

Waterloo
, ABBA

Cuando me dijo que le costaba enamorarse de nuevo lo primero que pensé, y que cualquiera hubiera pensado, por otra parte, fue "espera a enamorarte de mí" Pero, claro, no todo el mundo se enamora tan rápido como yo. Me resulta más fácil creer en el amor que en cualquier otra cosa. No sólo sé que existe, sino que lo veo uno y trino. Por otro lado, yo estaba completamente epatado por culpa de esa mujercita que aseguraba que, por el momento, no había conocido el amor de verdad más que una vez.
¿Pero qué es el amor de verdad?, me preguntaba yo. Yo me había enamorado siempre, todas las veces. daba igual que hubiera durado poco: yo lo llamaba amor verdadero. Si me sentía atraído por una mujer, si quería pasar tiempo con ella y saberlo todo de ella y que ella lo supiera todo de mí, yo lo llamaba amor. Pero se ve que hay gente muy fría que no siente eso cada vez. Qué angustia.
En todo caso, nunca había dejado de sentir el amor como una guerra, como el amor cortés del siglo XV donde el enamorado rendía pleitesía a su dama-señor y pretendía escalar a su inexpugnable castillo. Y quizá mi amada, que no se enamoraba nunca porque, quién sabe, estaba enamorada aún de otro o porque había perdido su capacidad para perder la cabeza, el sueño, el hambre y el alma, quizá ella, digo, vivía mucho más tranquila sin estas luchas que yo tenía, sin calcular avances y retrocesos, la logística de campo o las estrategias de combate. Quizá estaba cometiendo el mismo error que Alejandro Magno, que Napoléon y que Hitler. O quizá el enemigo era aún más duro que Wellington. Pero estaba deseando que ella perdiera la guerra, y no precisamente para ganarla yo. Sobre todo porque, el problema de que ella no se enamorara de nadie era, principalmente, que no se enamoraba de mí. Y yo.. yo sentí un cañonazo la primera vez que la vi. Nunca he creído en los flechazos o en su duración. Ver a una persona sin hablarla era como ver un cuadro sin colores: nos puede llamar la atención, pero no tiene vida realmente. Pero este cuadro era como si tuviera un marco astillado o un lienzo rugoso, como el cubismo en 1900, como la vanguardia del arte delante de unos ojos no acostumbrados a los museos. Y conste que aunque no había visitado muchas galerías, tampoco era manco a la hora de tener contactos entre las "artistas" Pero esta pintura, aún en blanco y negro, me cortó el aire literalmente. nunca había creído en ese verso de las canciones, "me falta el aire", bla, bla, bla, pamplinas. Hasta que me pasó a mí. Creo que estábamos en un pasillo, en una escalera o en la calle. No sé. Pero había estallado la guerra. Cuando pusimos color a esa pintura quise llorar de dolor. No quería ir a la guerra. Aunque mis motivos eran muy diferentes a los de ella. Ella, sencillamente, no sentía la llamada de las armas. Yo lo iba a dar todo. Pero sentía el miedo del soldado que, aunque cree en la causa, tiene un lógico miedo a morir, sabe que es posible que no vuelva. Y esta guerra estaba perdida. Ella era un buque de acero y yo la Santa María. Aún así seguí llegando cada día a la batalla, una guerra de desgaste, por cierto, porque apenas si avanzábamos (probablemente porque ella ni siquiera sabía que luchaba) El día que la besé creo que tampoco estaba allí. Porque la besé, sí. Creo que ella estaba algo aburrida y yo pasaba por allí. Una limosna de trinchera, una paz en la guerra. Yo quería que ella estallara en lágrimas y me dijera "I feel like I win when I lose" pero, claro, nunca lo dijo. Apenas dijo nada. Sonreía. Y yo hablaba sin parar. Por nervios, me supongo. No la hice perder y yo no gané. ¿Después?, ¿próxima guerra? No, no... a mí ya sólo me quedaba Santa Elena. Y su recuerdo.




sábado, 17 de enero de 2009

ANTIAÉREO

Ámame en risas y bocas

ni un silencio ni un espacio entre

por la puerta, entre

nosotros, fatales caminamos

sabiendo sin delante ni mañana.

Ámame porque puedes mucho más,

rompe el molde estructural

y sorpréndeme erudito de carne

sin huesos de mármol cisne.

lunes, 12 de enero de 2009

CENTRO

Todo es material poético inefable:
la Sociedad Económica de amigos del país,
las críticas de cualquier fray benito,
los rizos misteriosos, gordos y redondos,
comestibles, se diría, de la compañerita de al lado
a la que no le comerías los labios.
Lo veo en el sufrimiento de parto del poeta,
en la geometría armónica del aro del sol,
en los suicidios, cuadrados y cerrados,
en la gramática forma y color,
variedad tonal imposible,
en los fetos,
en el vértigo maroma ancha arrastra suelo,
en la espina del tiempo atraviesa el polvo:
el mundo es perfecto,
una cosa perfecta dispuesta tras otra.









martes, 6 de enero de 2009

MA TEMA NIKÉ

Qué ligereza de pies oh amada
+
(por qué depender de nada) x (continúa lo contiguo)
+
habla en francés sin que se note ∕ no comas del festín principesco siglo
-
(y no huya) x (no huyas) x (enfréntate con las mismas armas)

√la victoria es nuestra
=
el arte en sincronía.

viernes, 2 de enero de 2009

PADRENUESTRO OMEGA

Pasado para el presente

Padre, que igual me da que madre,

allá, espero, nadie pierde el tiempo en esto,
puede,
tú que estás al final de todos los poemarios
tan presente como al principio,
tu nombre no se pronuncia más que cuando hace falta,
como todo lo que importa brilla poco,
como todo lo que se puede necesitar desesperadamente nunca se dice.
A tu casa al fin y al cabo acabo yendo
porque no viene, ésta no viene,
harta de buscarla la encuentro dentro
de la caja lacada donde guardo los tesoros.
Tú bien sabes que tu voluntad se hace
en el título como en el índice
paginando las lajas de vida,
y si es todo lo que me queda qué.
Para panes pocos piden penas ,
ruido de tambores no quisiera,
ya estoy poniendo la carne,
el poema pasa mucho más que el tiempo.
Todas las ofensas, sean de ida, sean de vuelta
aquí siempre llegan. Yo perdono. No hay otra.
Resisto como puedo las tentativas de suicidio,
tampoco te preocupes demasiado en este aspecto,
hasta pongo tono íntimo epistolar.
Lo único que pido, sobre todo,
es que me libres del mal
en forma de gracioso, de vacío, de metal, de rostro en el espejo.