sábado, 30 de mayo de 2009

Son importantes las personas importantes
porque son susceptibles de que las perdamos.
Y una vez que pasa esto
sólo la calle de noche
con una acera que sube y otra que baja.
Y sucede también que, de vez en cuando,
me canso de ser fuerte y atlántica
y de odiar a personas que no conozco
y que os hirieron y que por ley se convierten
en mis enemigos.
¿Dónde tengo yo mi guardia pretoriana?
Lo más probable, lo más conveniente
será al fin vivir como se muere:
de pie, sin ser visto, silbando esa canción que nos gustaba,
fingiendo que no duele saber lo que se sabe.

viernes, 29 de mayo de 2009

Inventario de lugares propicios al amor, Ángel González

Para que el odio no nos engañe un poema de amor

Son pocos.
La primavera está muy prestigiada, pero
es mejor el verano.
Y también esas grietas que el otoño
forma al interceder con los domingos
en algunas ciudades
ya de por sí amarillas como plátanos.
El invierno elimina muchos sitios:
quicios de puertas orientadas al norte,
orillas de los ríos,
bancos públicos.
Los contrafuertes exteriores
de las viejas iglesias
dejan a veces huecos
utilizables aunque caiga nieve.
Pero desengañémonos: las bajas
temperaturas y los vientos húmedos
lo dificultan todo.
Las ordenanzas, además, proscriben
la caricia (con exenciones
para determinadas zonas epidérmicas
-sin interés alguno-
en niños, perros y otros animales)
y el «no tocar, peligro de ignominia»
puede leerse en miles de miradas.
¿A dónde huir, entonces?
Por todas partes ojos bizcos,
córneas torturadas,
implacables pupilas,
retinas reticentes,
vigilan, desconfían, amenazan.
Queda quizá el recurso de andar solo,
de vaciar el alma de ternura
y llenarla de hastío e indiferencia,
en este tiempo hostil, propicio al odio.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Si todo estuviera a punto de morir todo el tiempo,
todo el tiempo sería una vida entera,
el periodo abarcable entre nacer y acabarse,
el periodo más intenso y concentrado del mundo.
Hubiera sido buena pintora en teoría
pues recuerdo las imágenes descompuestas en colores:
una mesa amarilla,
a contraluz sentado en ella
alguien se explica cumpliendo su misión,
por la puerta aparece vegetación urbana, llueve
y se limpian las aristas.
La luz que entra baña la explicación y la mesa
dulcemente.
Un barrio conocido y agradable,
compañía y consuelo
porque todo puede acabarse ahora, ya , luego,
no pierdas tiempo en nada
y sigue mirando la luz de la puerta
que nos hace perfectos e intocables.

lunes, 25 de mayo de 2009

SOY FELIZ

A veces soy FELIZ con mayúscula porque todo sale
sin tocarlo casi, que es la perfecta forma de salir las cosas.
Otras soy fe liz a pasitos, es el miedo,
pero empuja que quizá unamos las sílabas.
A veces en cursiva soy feliz,
con un viento felino.
Otras de colores soy feliz,
y me da un poco de miedo tanto entusiasmo.
La mayoría soy feliz sin más
y pongo predicativos a mis verbos
porque huele a arrayán
y hay un sol que no quema
y una luz que me envuelve
y está fría la cerveza
y no tengo sueño
y me quieres un poco
y las notas, esas notas justas y precisas
y dices lo que tienes que decir y me emocionas
y sé que te emociono
y somos felices
que es mucho mejor que ser feliz a secas.

viernes, 22 de mayo de 2009

PASEN Y VEAN

Ciertamente parece
que la avenida de la Estrella Polar recoge
las primeras escarchas, si no todas,
poniendo el cold point de la ciudad
en el centro del barrio.
Hay árboles. Y en cada uno, un trino que se oye sólo si quieres.
Casas altas, ricas; casa bajas, que lo fueron.
Pocos ascensores.
De Pavones hasta Estrella
el Minotauro no encuentra ningún número diez
incapaz de descifrar el callejero
hecho, sin duda, para escondernos de los enemigos.
Entre los árboles.
Y puesta en medio veo
la fuente (algunos adolescentes se bañan)
los coches (respetan los semáforos)
la comisaría (pasean el zecmec)
mi casa (me espera apática)
Podría decir, en resumen,
que todo está por descubrir.
Y que hay árboles.

miércoles, 20 de mayo de 2009

A QUIEN PUEDA INTERESAR: NOS DEJAMOS VER

POESÍA, MÚSICA Y ESPECTÁCULO


Fiesta La Vida Rima, jueves 21 de mayo, 21:00
Eisbär Sound Club
Travesía de las Vistillas 8
MADRID




lunes, 18 de mayo de 2009

Todo buen Makoki
necesita su dosis mensual de electricidad en vena
y a falta de la misma
un poco de atolondramiento
para olvidar que es mortal.
No serás el primero
que acaba en el frenopático por mi culpa,
aunque siempre espero que el último sea el último.
Traigo bastantes problemas
y muy pocas ventajas,
por eso me siguen devolviendo por defectuosa.
Todavía espero
a la Compañía Suicida que se atreva a desativarme.
Tampoco serás el primero que se queda sin manos,
pero feliz.

domingo, 17 de mayo de 2009

SAN ROCK & ISIDRO

Lo he hecho como siempre quise hacerlo: tradicional y moderno (¿de cuándo he sido persona de una sola cosa?)

España es un país de contrarios también (cuál no lo es) Es un país donde celebras una fiesta junto a un cementerio. Hay que darle un poco de alegría a la muerte. Además, el muerto al hoyo y el vivo a la rosquilla.

Lo que siempre me ha gustado de San Isidro es que todavía tengo la resaca cumpleañera. Yo tenía que haber nacido para San Isidro. Mi padre, que es un guasón, quizá me hubiera puesto Isidra. En cualquier caso, he pasado tres días de buena música (baile incluído con el pitoniso) y bocata en la hierba (independientemente del jamón infame) Era lo suyo, ahora que soy habitante del municipio. No se puede pedir mucho más. Sigo siendo una chica alborotada y, cuando me dejan, alborotadora.

viernes, 15 de mayo de 2009

TE LLAMARÉ CON CUALQUIER NOMBRE





Podía haberte buscado en las selvas de Borneo o en los anillos de Saturno,
pero me cogían más cerca los baldosines,
los pasillos de la facultad,
algún rincón oscuro
¿en algún bar?
Te busco a ti
que no tienes nombre ni sexo definido,
que llevas patillas
o un vestido verde,
tú que te comes con sal las penas,
que sabes que el dolor engrandece la tristeza.
Te busco a ti
que tienes que salvarme
para que yo te salve
y quedemos empate y perdidos,
tú, orgulloso de estar vivo.
Puedo seguir buscándote todavía,
te llamaré con cualquier nombre
existas o no existas.

CHICA ALBOROTADA

Ni mi tiempo externo (este siglo)
ni mi tiempo interno (esta edad)
tienen mucho que ver con lo que me gustaría ser
¿y no soy ya?
Ni me gusta ni me acaba de gustar esta época XXI,
pero he jurado reconciliarme en primavera viendo el mar
desde el Parque del Oeste, desde el balcón de un amigo
(que no existe)
apoyada en unos principios hipotéticos
con una vida hipotética.
Y es que ¿qué son tres mil, hablando en pesetas,
a cambio de la felicidad completa que aporta un revival?
Imperial surfers y movimiento de caderas,
un corte de mangas a la soledad y salir a escape, ¿no somos intrépidos?
(Y MUY LISTOS)
y aquella falda naranja muy corta,
la de los conciertos,
y las zapatillas de baile,
blue suede shoes que me ayudan a caminar al lado de cualquiera que lo quiera,
más de un paro cardiaco luna llena, gatito bueno,
y otro día que salvamos al mundo,
celebrar la vida a golpe de lágrima,
esquivar la muerte escondidos en la hierba.
Lástima que esta foto que presento
tenga un color desvaído y más bien mate
y le falte precisamente la mitad donde estaba mi figura,
precisamente la parte que se perderá para siempre (lástima)
y nadie podrá ver.

miércoles, 13 de mayo de 2009

ENFRIAMIENTO POR ATOMIZACIÓN

¿A qué temperatura se puede congelar un cuerpo vivo?
¿Cuánto tiempo pasará aún
antes de que los demás o yo misma acabemos conmigo?
¿Importa algo un ser humano igual a otros seres humanos,
pequeño e insignificante en un universo tan grande?
Si lo esencial es invisible a los ojos ¿qué es lo que estamos viendo todo el tiempo?
¿qué es lo que estamos viviendo?
¿Cuánto tiempo pasará aún
antes de que todo lo que coloreamos juntos pierda su color?
¿Cuándo conseguiré que las cosas no sean extremas
o que simplemente sean?
¿Cuándo volveré a ser otra, reconstrucción tras decostrucción?
¿De qué sirve un año más,
pequeño ser de arena perdido en un desierto sin puertas?
¿De qué sirves tan efímera?
¿A quién harás feliz
si se alejan?
¿Cómo serás feliz
si no te dejas?
Y, sinceramente,
ya no sé si tengo fuerzas.
Suma y sigue.

lunes, 11 de mayo de 2009

Paso el tiempo como puedo
mientras es de día
y con luz no veo
lo que llevo dentro.
Paso el tiempo como puedo
entre bromas sin gracia
y alguna droga amnesiante,
mucho trabajo, por favor,
mucho problemas serviles
que me obliguen a olvidarme.
Paso el tiempo como puedo
esquivando tu sonrisa a bocajarro
y el recuerdo de tus manos en mi piel.
Pero llega la noche
sin familia ya,
te me apareces como el caso que me ocupa,
cada oscuridad reluces
y tumbada en la cama
no tengo escapatoria.

sábado, 9 de mayo de 2009

LOS SENDEROS QUE SE BIFURCAN

La vida no es justa. Sólo es más justa que la muerte. Es todo.

William Goldman, La princesa prometida

La parte racional me dice
que así fue, que así es,
que así debe ser,
aunque sea intentar suspender una cascada
en mitad de su torrencial caída
desafiando leyes físicas y humanas
(porque ¿cómo evitar que no siga el agua?
¿cómo, de pronto, fingir que está muerto quien vive?)
La parte inteligente me dice
que hubiera sido mejor el reproche,
focalizar la frustración hacia alguien más concreto,
enfadarme con una figura real y tangible
y no con una situación inevitable.
Pero la otra parte, la de verdad,
esa a la que sobrepasan las circunstancias continuamente,
opina que fue precioso pasear por la capital alemana,
aunque hubiera que forzar la entrada
con un ejército de tanques.

viernes, 8 de mayo de 2009

Bajando la calle de siempre,
que aún no es la calle nuestra,
encuentro mi buen humor
fundido en el crisol de frustrantes semanas
de odio, de asco, de miedo.
Bajando la calle de siempre
quizá hoy yo tengo el mango de la sartén,
poco importa,
no es cuestión de orgullo,
pero poder soltar la fruta madurada en este cerebro mío,
poder al fin tener
actos de comunicación completos es
si no digno de una oda
merecedor al menos de algo de paz.
Sentir la belleza más allá de tus ojos
es soltar una cadena que pesaba demasiado
y, sin embargo, es entenderte a ti con más calma
y a mí, gracias a los dioses, con más humanidad.
bajando la calle de siempre,
nunca nuestro, sino mejor que eso
descubrí la que hay detrás de la euforia,
eso que vale más la pena que la piel
y que podemos llamar,
a falta de mejor nombre,
amistad.

lunes, 4 de mayo de 2009

Vencer al vencido
no tiene demasiada gracia
(pero es fácil).
Comer en tu mano
trae problemas de estómago
(pero es agradable).
Dormir a tu lado
es no dormir en absoluto
(sin ni siquiera rozar tu piel)
Esperar a que todo vaya siendo,
mirar cómo va creciendo el pelo,
es lo más cómodo
(pero no sirve para nada).
Vencer al vencido
no tiene demasiada gracia
cuando el vencido
es uno mismo.