miércoles, 30 de septiembre de 2009

Eres habitual
como la poesía nuestra de cada día,
el tiempo dirá si pasas
a cansada sombra rutinaria.
Eres codicioso con tu reino, entiende
que ponga, de vez en cuando, almenas.
Sólo una palabra y recuerdo tu historia:
que tengo que cubrirte con mantas,
que debo defenderme de ti.
Vienes hacia mí sonriendo lleno de paz y ansia de hablarme y yo,
como una ventana brazos abiertos,
echo mi cabeza atrás y río desesperándote,
porque sé que aceleras más en las curvas que en las rectas.

martes, 29 de septiembre de 2009

MEJORES COSECHAS


Voy con mi sonrisa de pez fuera del agua
que sube contracorriente sin saber nadar apenas,
sin buscar ganar medallas,
sin querer llegar primero.
Voy con mi pregunta sembrada entre los ojos,
me quedo, no me quedo,
si lo sé, ¿contesto?
Quisiera hablar mano a mano sin ofender a nadie,
pretendo moverme despacio
con el lema de la mano derecha anónima para tu izquierda.
Escribo inconexiones, respondo vagamente, oigo mi nombre en susurros,
no tengo cuerpo, no tengo rostro.
Estando por encima o por debajo
he comprendido lo que los de Leeds cantaban:
que todo es mediocre.
Esperemos mejores cosechas.

lunes, 28 de septiembre de 2009

HABRÁ UN PASADO

Cien siglos de cultura no es bastante
cantidad de saber acumulado
para determinar qué es lo que hace
que esté in the mood si suena la nota, el acorde,
si llama quien ha de llamar y me habla de respirar.
Sabiduría bancaria no soluciona
el problema que tengo planteado:
saber cómo y cuánto, a quién y dónde
y no aceptarlo.
Amar y no amar y amar demasiado
poco o raro o disonante.
Y, sin embargo, en un momento dorado,
instante de precisión planetaria,
cuadran las cosas
y no me preocupo ya porque no me tocas
y no me molesta ya lo que hicieran las anteriores civilizaciones de la tierra
y casi atrapo la tranquilidad extrema, la levedad del ser.
Vamos a bromear con todo y nunca, nunca más
hablar en serio de nada
y cuando tengamos un pasado, reírnos de él
recordando lo graves que estuvimos
hablando aquellas noches tan bonitas, pero demasiado sensatas.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Hay unas pocas cabezas morenas,
algunas con rizos, juntas y pensantes
(nunca en nada bueno
siempre es mejor que en nada)
y poca coherencia.
Una mala edad en un mal recipiente
que puede romperse. Y el caso es que resiste
la embestida de las drogas,
la depresión
lo que, desde los años 50, se llama juventud,
amalgama de publicidad y razón incipiente,
alienación de la expresión “para gustos los colores”
Hay unas pocas cabezas
con orificios de utilidad concreta
que no se están usando bien
con tal de experimentar emociones
en este supermercado de ciencia
hiperestimulante.

sábado, 26 de septiembre de 2009

ESTO SE ACABA

I want to retire
No longer required
I want to get by without the man on my back
A tear in my eye
With a heart full of pride
I must go out on a high
And tell nobody why

Retirement, Kaiser chiefs

Eres la mano que aparta mi flequillo cuando lloro
y eres la voz que me dice mentiras necesarias.
Soy una copia de todo,
lo que escuchas es eco de tu propio pensamiento.
Recopilo y anoto
las mejores jugadas de quien me rodea.
Reproduzco lo que oigo
con un toque personal sofisticado.
Digamos que podría ser una estafa,
la interpol detrás de mí,
de no ser porque me camuflo sensible y delicada.
No me convencen los halagos,
yo sé lo que soy, sé lo que hago,
poca higiene mental detrás del control maestro,

pero ir al psicólogo es muy caro.
Tengo que dejar de hablar tanto,
desconectar la voz, escuchar y aprender algo.

Aún no lo sabes, pero puedo destrozarte
con una mirada un poco calculada.
Ser una buena persona o serlo mala
no tiene nada que ver con lo que pretendo
aunque tantas veces eche de menos
un mundo limpio y resplandeciente.
"Tengo que dejar esta vida"
es una frase demasiado repetida y manoseada,
pero no deja de ser verdad si estás desesperado y huyendo.
Me arrepiento de no arrepentirme de nada,
de ser de piedra, de coger la última llama de todas las cosas
y exprimirla hasta agotarla.
Sé que al final
un libro y la música
podrán salvarme.

viernes, 25 de septiembre de 2009



Como en un mundo de armonía renacentista sin sorpresas
tú juegas a crearme una perfección que yo no busco.
Sé que estoy atrapada entre tomo y tomo
y me ciño a las palabras que conozco,
pero me atraen los carnavales en la última cena,
y reflejo la angustia infinitas veces
sin romper nunca el espejo que lo inventa.
Bordeo cada línea, mezclando y combinando,
podré estar paranoica, pero estoy en forma.
No voy a pagar mi rescate, no creas,
cuando lo manejas
resulta divertido.
Esto de caer y levantarse
me parece que se llama...
no me lo digas, lo miré en la enciclopedia el otro día,
sí, se llama vida.
No, por favor, no me des lecciones
sólo cuéntame qué es lo que haces para inventarte una mañana,
qué vas a regalarle al mundo cuando te marches
o si prefieres ser anónimo caminante.
También es agradable pegar saltos de alegría cuando todo encaja,
pero es tan improbable que eso pase
que me conformo con acariciar la idea del fracaso itinerante.
No quiero saber más:
calma, espacios saludables,
recuperación intensiva.

jueves, 24 de septiembre de 2009

PARA DÍAS BUENOS



La dualidad de la situación coyuntural
de la estructura de la problemática política
que intentan colarnos.
La apatía, la mala comida,
las plantas que se mueren, la gente que se muere.
Los libros mal escritos,
quejarse a cada rato,
querer todo y demasiado,
trabajar.
Las palabras vacías,
el estruendo mecánico y por sistema,
el grifo que gotea,
el casero,
la comunicación siempre a distancia,
las canciones de los 90.
El que te quita poco a poco tu nombre,
el que te va robando pedazos y no se cansa,
el que te pide tu cuerpo y tu mente de propina.
Las películas sin ritmo,
tejer para nadie,
no resignarse,
no renunciar.
Algunas veces, los besos,
otras tantas, no tenerlos.
Oír tengo hambre, no lo entiendo,
las perífrasis verbales,
las cosas sin sentido que nos cargan.
Las banderas, sobre todo, las banderas.
Todo esto
nos empuja
a un suicidio seguro.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

PARA MALOS DÍAS


La nocilla,
las cosas sencillas,
cereales de chocolate,
merece la pena repetir materia prima.
Saltar al vacío sin mover los pies,
las semillas, la jara pringosa,
comprender las oraciones subordinadas
o la estadística en diagramas.
Todos y cada uno de los mamíferos,
racionales o irracionales,
y algún que otro invertebrado.
Todo lo que queda por conocer,
el acorde La menor,
la miel de brezo,
ya se ha visto que lo dulce es importante.
La cebada y sus derivados,
todos los colores que hay en el color azul,
las siete de la tarde,
las seis de la mañana.
Las palabras ordenadas de cierta manera,
paradójicamente, el dolor.
El silencio clamoroso,
el viernes noche,
el verano saturado.
Las cosas sin sentido que nos elevan.
La pureza de una mano que no pide nada,
que no quiere nada, que no quita nada,
que apenas si toca y deja huella.
Todo esto
nos salva
de un seguro suicidio.

martes, 22 de septiembre de 2009


Empezar de cero
olvidando quién fuiste.
Quema neroniana,
concentra la energía
en la fecha irrelevante
en que el sol brillaba en Kabul
y los síntomas no eran tan graves.

Reformulando,
definitivamente,
recordando quién fuiste,
construyendo de nuevo
un mundo que no era bello,
pero sí tuyo.

lunes, 21 de septiembre de 2009

NO OÍR, NO VER, CALLAR


Un poco menos fuerte que hace tiempo,
un poco más seguro,
sabiendo que de ser, lo justo,
de sentir, algo,
de enseñar, depende.
Encajas golpes como un mal boxeador
en una mala velada
y ya que descubriste que la vida huele a una nada antigua
puedes intentar e intentar
dar tú el golpe último.
Cada vez necesitas más motivaciones,
más adrenalina,
caminar por el filo ya no es suficiente.
En la segunda cerveza
abortaste la misión de controlarlo todo.
¿Y qué te queda?
No oír, no ver, callar.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Mis amigos me aseguran
que no debería pensar tanto,
que ya sé más de lo que creo,
que el cielo seguirá en su sitio si yo no lo sujeto.
Soy palabras sencillas en sencillas manos,
soy una sonrisa que se me ha grabado en la nuca
o una voz a mi espalda que me da ánimos.
Debe de ser por culpa de esas cosas concentradas e intensas
que a veces los espejos son más bien opacos.
Y, quizá, es que no tengo ya ganas de verme,
sino de que me veáis tan equivocada
y que, al final, después de que os aniquile
también me perdonéis
como en ocasiones me perdono.






sábado, 19 de septiembre de 2009

EL DEMONIO DE LAPLACE

Te hace gracia que lo sepa todo,
aunque todo sea el caos mal calculado.
Puedo ilusionarme con el libre albedrío de mis actos
o con la casualidad -aquí y ahora- de encontrarnos.
Te haría gracia que dudara un poco,
aunque dudas es mi baza más segura.
¿Y si todo estuviera ya marcado?
¿Cómo huir de tres o cuatro años inexpertos?
Para eso no hay respuesta.
Seguiré despierta, vigilando.

viernes, 18 de septiembre de 2009

CAPTASÍLABO


Ayer me apetecía emborracharme
y hacer lo que otros llaman
hacer una locura.
Contigo no nos sirven subterfugios,
todas las alambradas
tienen espino nuevo.
Destruyes las barreras con tu risa,
yo voy tirando puertas
a base de silencio.
Escondes algo grande, ¿peligroso?
y vas dejando rastros
que yo voy recogiendo.
Construyo puzzles con lo que te olvidas,
retratos inexactos
de otro mundo más feo.
No pierdas tiempo ocultando detalles:
de aquí a pocos minutos
ya no estaremos vivos.

jueves, 17 de septiembre de 2009

RECONOCIMIENTO

Asumámoslo: te pierde su cuerpo, su risa, su inseguridad. Te encanta que nunca sepa nada, que siempre ría a carcajadas por todo, que cante por la mañana. Te gustaría poder cuidarla, gestionarle la vida, que solucione la tuya, sobre todo aquel asunto de tu soledad. Te hace el hombre más feliz del mundo si te mira, aunque sea de reojo, si tiene una palabra para ti, aunque sea vana, si te toca en el hombro, en el brazo, aunque sea para apartarte de su camino. Sé que adoras sus errores, su mirada sorprendida cuando no quiere admitir que se ha equivocado, también su mala leche, claro. Esa manera que tiene de hacer las cosas, preocupándose por todo y, en realidad, por nada. Ese abrumarse por pequeñeces que tú podrías arreglar, esa soledad que también parece rodearla y que tú podrías compartir con ella.
Lo sé por tu forma de nombrarla sin venir a cuento, por el hola va, hola viene más allá de la pura cortesía, por tu interés repentino en todo lo que hayan tocado sus dedos, por tu mirada que la atraviesa y ya imagina cosas que no han pasado, pero podrían pasar. Lo sé porque he visto cómo hablas de ella a otros intentando no descubrirte a ti mismo, cómo pronuncias su nombre pidiendo, más que un simple favor, una mirada de auxilio y clemencia. He comprobado la angustia que sientes si no la tienes cerca, cómo calculas, como un ajedrecista, la manera de tenerla al lado. Os he visto cuando camináis juntos, tu cuerpo inclinado hacia ella, una sonrisa estúpida en tu cara, una sonrisa que te hace sentir vivo. Cómo hablas con ella de nimiedades que, de pronto, son el centro del mundo, cómo la persigues, acoso y derribo, para que te regale una sonrisa perdida.
Lo sé, y de nada te servirá negarlo, porque yo hice lo mismo contigo.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

NEOLÍTICO

Fui una pequeña
litificada con risas.
Fui a disgusto y siempre sola.
Fui juegos y personificaciones de cosas.
Fui insomnio.

En el principio
la piedra no era piedra. No existía
el granito, ni el sílex, ni mineral alguno.
Todo era aire o vida,
venas, pan.
Y la piedra un día
plantó su discordia.

Fui creciendo sólo en cuerpo. Quise
palabras, obtuve ruido. Quise
silencio, gané oscuros. Quise
buscar, conseguí malos pensamientos.
Y todo en mí se fue calcificando.

La piedra nueva construyó cuerpos
indestructibles y perfectos.
Inmortales cuerpos de roca
que dejaron obsoletas a las córneas blandas y miopes.
El cielo era gris primario,
el suelo blanco.
Todo por hacer,
todo acabado.

Me ofrecieron amor,
lo rechacé orgullosa,
pues supe desde los pies
que no iba a ser para siempre
y eterno significa mucho para un monte.
Picoteaba en grupos de dos o tres
y practiqué la conversación monológica.
La lluvia erosionaba algunas ruinas.

Fue nacida la piedra, nadie
sabe su origen verdadero, nadie
se lo preguntó nunca.
Era algo que estaba y era
necesitado más que amado
y existían solo dos o tres esencias,
pero el polvo dio matices
y amor no era lo que habíamos creído
y tuvo muchos nombres.

Me perdí un poco a cada rato
dejándome caer cual gelatina.
El martillo no pudo conmigo,
me vencieron las miradas, las caricias.

martes, 15 de septiembre de 2009

PARAMETAEGO

Like a tomato in the rain
I've got that feeling again.
Like a grey hound in a race
I've got a rabbit to chase.

Kaiser chiefs


Has visto lo mismo que yo, y sin embargo
lo has entendido dos veces al revés y gira a la izquierda.
No soy tu héroe, mucho menos tu heroína,
me voy dejando llevar según ocurren las cosas,
menudo error de cálculo.
Tú tampoco eres mi héroe, mucho menos mi heroína,
aunque me hayas ahorrado tanto tiempo y aspirina.
Corro hacia delante no por ser valiente,
es que no tengo ojos en la nuca.
Clavo los puñales que me dejan
y los que sobran los unto en mantequilla,
vaya error logístico.
Es bastante complicado entender lo que pretendes,
déjalo y no sufras.

domingo, 13 de septiembre de 2009

UTILIDADES

No te preguntes para qué sirve
sino qué te aporta.
Cambiando de perspectiva
rápidamente observas
que buscamos menos la mecánica
y más el beneficio.
¿Y es que ahora la poesía da dinero?
Es sabido
que el orgullo de poeta
se basa, en su mayor parte,
en que no está en nómina.
Pero ¿has intentado acercarte
a esa chica que te ignora
con un poema en los labios?
Abrirás su boca, eso es seguro.
Quizá no salga bien a la primera,
quizá creas que ella no es de esas.
¿quién en este siglo manda
billetes perfumados y unos versos?
Pero verás cómo merece la pena:
cualquier otro lo dijo antes que tú.
Se hará la dura. La sociedad se impone.
Pero en su cama le aterra la idea
de haberse enamorado de tu alma delicada.
Lo demás, tu enriquecimiento personal,
formar parte de la conciencia colectiva poética
o sentir la emoción de cualquier droga
ya importa menos.
Así que nadie me pregunte
por la poesía y su utilidad real:
podrá no haber poetas, pero siempre
usaremos la poesía para ligar.

sábado, 12 de septiembre de 2009

PORQUE NOS QUEREMOS

Porque nos queremos
y no sabemos cómo
(bastante nos importa)
hacemos de la vida
un tiempo pasajero y agradable
sin complicar hasta cuándo, en qué manera
y otras preguntas demasiado adultas,
no en vano, fuimos niños mucho tiempo.
Porque estás aquí a mi lado
y si no estás, ya llegas
y si no estoy, me esperas,
sabemos que no tenemos demasiado tiempo que perder
en enfadarnos, en reprocharnos, en no hablarnos.
Porque si toca silencio tampoco pasa nada
y yo soy yo y tú eres tú
y cuando nos encontramos es maravilloso
y si no nos vemos, nos recordamos.
La vida nos cubre y nos absorbe, pero
porque nos queremos,
podemos hacer frente a lo que ya sabemos,
sin ponernos flamantes y chulescos:
sabemos que hoy podría ser el día
y si no es
pues que esto siga.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Fuiste todo y fuiste nada.
Si murieras, el vacío
estaría igual de presente que ahora.
Si me matara, no sabría qué ponerte
en mi nota de suicidio.
Fuiste todos y fuiste nadie,
una cara cambiante válida para cualquiera,
todas las personas tú y tú ninguna de ellas.
Lo fuiste todo, cada día, cada carta
y no fuiste nada, ni un músculo, ni un nervio.
Como la tierra mojada está viva,
así eres.
Como corteza de árbol reseca,
así te mueves.
Como el humus de un bosque, silencio.
Como vilano que se admira y que se pierde.

jueves, 10 de septiembre de 2009


Primero uno ha de hacerse un nombre,
luego una cara.
Más tarde se inventa ya una vida,
añade un buen trabajo, la casa respetable.
Escribe el tratado de moralidad perfecta,
lo distribuye entre los amigos.
Castiga lo que no es correcto,
alicata el infierno con azulejos muy caros.
Después uno quema su ropa,
se deshace de la casa, compra lo necesario,
se plantea lo bueno y lo malo,
se olvida de su cara,
se olvida de su nombre.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Has dejado de creer
en el único ídolo que tenías,
aunque no confiaras en él del todo.
Llegará nuestro turno
como llegó el de los que fueron llevados en carro
en medio de la noche.
Llegará nuestro turno
y no servirá de nada
tener fe en el amor.
Has dejado de creer
más allá de la angustia o del dolor,
del sentir cualquier cosa.
Yo tampoco creo.
Yo tampoco dudo.

martes, 8 de septiembre de 2009

lunes, 7 de septiembre de 2009

Cuando tenemos miedo de alguien
es porque se le dio poder sobre uno
y casi siempre ese poder
es la fuerza para destrozarnos con una sola palabra.
Anticiparme a mis propios movimientos
volviendo al desfase de épocas
no servirá de nada.
Hablaré el lenguaje del abanico desnudo,
de la lengua quieta,
participando en las reuniones
donde los acompañantes sobran.
Crecerá la incomprensión
y el poder famélico que nos hemos dado,
sabemos que la soledad es más bonita
cuando se tiene con quién compartirla
y aunque eso suponga vendernos el uno al otro en fascículos
y desnudar nuestro pasado
arriesgaremos el miedo que tenemos
con tal de tener a alguien,
con tal de tener algo.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Sí, por favor, siéntate, vamos, entra.
Y aquí estamos tú y yo ahora,
separados por diez años y una mesa.
Yo fui como tú, tuve tu miedo y tu desvergüenza,
también llevé las manos sucias
y olía a sudor y chocolate.
Pero, dime, ¿qué haremos de tu futuro?
No desconfíes tan pronto del plural, no es una treta.
Eres tú el que lleva el peso,
pero mi piel se regenera dándotela.
No está tan lejos tu mañana, hoy puede que no lo veas. Escucha,
cuando salgas por la puerta debes ser otro.
Y aquí estamos tú y yo ahora,
yo intentando hablarte de persona a persona, tú
secándote la mente y mirándote triste las piernas.
Yo sufrí lo que tú sufres y lo sufro
y me pierdo por cada uno que no llega.
Te empujaría, te regaría, te extraería de tu cápsula de piedra.
Pero, gracias, puedes irte:
no eres hijo mío y yo no soy Yerma.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Un puñado de objetos bellos, feos,
significativos, baratijas encantadas por mis dedos,
facsímiles en serie que se hacen únicos al entrar en mi vida,
una muesca aquí, un arañazo allá,
historias de procedencias y caminos de vida:
una cita amorosa en Toledo,
una huída precipitada en Barcelona,
un regalo decepcionante al que se coge cariño,
una cruz descreída,
el olor comestible de una candela que te reconcilia con tu oscuridad,
la aparición misteriosa e irresoluta de ese libro de edición penosa.

Como si además de síndrome de Diógenes
se padeciera de fetichismo,
algunos objetos, no todos son los elegidos,
se manchan conmigo testigos
de mis cabezazos al aire y al “tiene que ser”.

viernes, 4 de septiembre de 2009

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (XVI)

-Matt, hace tiempo que me asalta una duda.
-¿A mano armada, Peter?
-Diríase que sí, aunque es una duda barely legal.
-Escucha, Peter, no metas a post-púberes en mi terraza.
-Disculpa, Matt, pero ¿desde cuándo tienes las escrituras de la terraza?
-Creo que de esto ya hemos hablado muchas veces, mi querido, queridísimo Peter: en cuanto yo nombro algo aquí, así queda escrito y registrado.
-Perfecto, entonces: la casa es mía.
-Fenomenal, entonces deberás pagarme impuesto: yo soy el alcalde de la ciudad.
-¿Sí? ¿Y qué tal la vida política?
-Fatal, Peter, pero ¿qué te voy a decir yo que tú no sepas? Eres el primer ministro.
-Matt, Matt, espera, no sigas por ahí. Acabarás diciendo que eres la reina y, por tanto, siéndolo. Eso, además de crear un hueco nebuloso en el espacio-tiempo, no tiene mucho sentido siendo tú republicano.
-Ah, estimadísimo Peter, así qué fácil es inventarse una vida.
-Ciertamente. Pero, de verdad, no sigamos o en unos pocos minutos habremos agotado los años que nos quedan por vivir.
-Lógico: tampoco nos movemos de aquí para nada.
-Matt, siempre quejándote de tu fatum de personaje.
-Forma parte del oficio. Pero, Peter, aún no me has dicho de qué trata tu duda asaltadora de caminos.
-Oh, muy cierto, Matt, muy cierto. El caso es que he estado pensando en el hecho de que la montaña estuviera donde está el mar y el mar donde está la montaña. ¿Qué pasaría entonces?
-Vaya, Peter, me coges desprevenido, pero yo supongo que el resultado sería una montaña muy húmeda y salitrosa.
-Y con el mar... ¿qué pasaría?
-Quizá que estaría lleno de cordilleras. Complicaría su orografía sin duda.
-Interesante, Matt. Lo que no sé es si quedaría bien el mar en el sitio de la montaña y la montaña en el sitio del mar.
-Lo más probable es que no. Ya se sabe que la naturaleza es sabia y si puso el mar donde hoy está es porque era el lugar que mejor podía ocupar.
-Ya, Peter, pero cuantísimas veces se ha hecho caso omiso a la naturaleza y se ha inventado un nuevo uso para cosas que, de forma natural, tenían otro uso.
-Ilustra tu afirmación con un ejemplo, Peter.
-Pues por ejemplo, las lianas de la selva.
-Explícate, ¿cuál es el uso natural de las lianas selváticas?
-Pues el de hacer sopa, Matt.
-¿Y cuál es el uso antinatural que se le ha dado con el progreso?
-El de sopa de sobre.
-Es, sin lugar a dudas, una tesis descabellada y, por tanto, posible. En cualquier caso, amigo Peter, ya sabes que la fe mueve montañas.
-Ya, Matt, pero la esperanza es esa puta que va vestida de verde.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Valoro la mirada observadora
que no se pierde nada
y, además, analiza
sin quedarse en una superficie de ondas en movimiento,
sino que, con mala educación,
se cuela en tu casa a robarte algo
y lo que te quita te lo da multiplicado.
Valoro la mano tímida pero valiente
que pasa por tu espalda pidiendo y regalando
sin conformarse con menos de lo que merece.
Y cambiar la piel y reinventarse
no es tan fácil, ni tan difícil.
Los juicios seguirán, fue así desde el principio,
pero nosotros nacimos
para ser irreverentes.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Cómo no darte todo
a ti que me has dado voltios
para seguir viviendo?
Claro que tengo miedo
de acabar colgando de una higuera,
pero sabré que habrá merecido la pena el camino.
No pienses que no me preocupa
los coches que voy atropellando,
pero reflexiono que el peatón
lleva la razón en este asunto.
Altazor seguirá en la estantería
y un minuto será igual a otro minuto
y ese tiempo simboliza toda una vida juntos o separados.
Dará igual, créeme, en el futuro
saber de qué manera uno se quiere.
Seremos simplemente seres vivos
un poco más felices
que el resto de materia.

martes, 1 de septiembre de 2009

APRENDO LA LECCIÓN


Creo intimidades
con un poco de esfuerzo
(si fuera demasiado
no merecería la pena)
Aprendo las costumbres
de todos los países,
en todos planto un árbol,
a veces tengo un hijo.
No soy lo que se llama
una chica ordenada,
pero me responsabilizo
de todos mis malos actos
y así soy madre e hija
de mi propia miseria.
Aprendo la lección
sin propósito de enmienda.
Podría hacerlo diferente,
no dar tantos regalos,
exclusivizar un poco más mis manos
pero eso exigiría
mirar el diccionario,
aclarar miles de dudas
y vivir menos mis fallos.