sábado, 16 de enero de 2010

AGRESIÓN PASIVA

No lo intetes más,
casi lo consigues, pero
ya no lo intentes más
que toda tu miseria me afecta, claro,
que todo tu pesar es mío y lo asumo,
que toda tu pena aquí estoy yo para cargarla,
pero déjalo,
deja de tamborilearme y malabarearme
con lo que hago mal contigo
vestido de culpa propia.
Que ya lo entiendo,
que ahora me di cuenta
de qué va eso de no entenderte
disfrazado de no saberte dar.
Ya he visto que escuchas sin oír,
que será imposible mover ni un ladrillo de tu mente.
No vas a conseguir que me arrepienta.
¿Y qué? Eres lo que eres y me encanta
¿qué historia estás inventando
para que eso cambie?

No hay comentarios: