viernes, 15 de enero de 2010

EN NOMBRE DE OTRO

Veo lirios entre cardos
y cardos entre lirios
y casi se confunden tras mi hombro.
Sigo caminando, hoy tengo trabajo.
Que cuando no quiero
va y me sale la sonrisa inoportuna,
esa de la timidez quinceañera,
esa que os encanta.
Veo chicas listas desaprovechadas
que tocan el piano,
que piensan poco en la partitura siguiente.
Y veo pianos, solos, esperando al dios de las teclas.
Veo la crueldad fraterna,
la de las palabras como tiro en la frente,
dime lo que quieras,
pero jamás me reproches una mentira.
Sigo con lo mío, llego a la tarea.
Descerrajarte es fácil
si tienes mi juego de ganzúas.

No hay comentarios: