jueves, 7 de enero de 2010

PÉNDULO

Pendulas, vas pendulando
de un lado a otro,
ahora te enfadas, ahora te culpas,
ahora estás triste, ahora exultante...
Te miro con sonrisa inocente y ojos abiertos
como miraría a un niño, a un animal, a un buen amigo,
mirada de comprensión que no entiende
que pendules, que varíes,
pero que quiere dejarte ir y venir
hasta que pidas ayuda para parar.
Y si nunca la pides, perfecto,
los ojos seguirán abiertos y la sonrisa ahí
comprendiendo, comprendiendo
por mucho que te duela mi posición intermedia
enfrente de ti, péndulo.

No hay comentarios: