miércoles, 24 de marzo de 2010

POSICIONES EN LA ESFERA

Reflexionar sobre la reflexión
impide la reflexión misma,
es como parar las ondas de un estanque
con una mano que plancha el agua.
Dudar del amor mientras se ama
contamina el amor mismo,
es como poner la mano en el fuego
para ver si este realmente calienta.
No es preciso comprobar cada momento
el estado de las cosas naturales.
Si sale el sol, es de día,
es de noche si no sale.
Come cuando tengas hambre,
ama cuando lo necesites,
pero igual que no comerías cualquier cosa
no deberías entregarte a cualquiera.
Primero hay que ser consciente
de las cosas que nos rodean:
esto es árbol, esto es lluvia,
esto de aquí es amigo
y aquello de allá es familia.
Encontrarnos en medio de todo esto
y no intentar siquiera ordenarlo,
no buscar nuestro sitio,
él ya sabrá encontrarnos,
ubicarnos por desconocimiento,
sencillamente satisfacer deseos
según se van generando.
Y desear poco
porque con poco te llenas,
hay que conocer las flores artificiales
que no embriagan nuestros sentidos
y rechazarlas por sistema.
Recordar que es de día si el sol sale,
que si no sale, es de noche
y ser hiperconsciente de tu estado
y sentir con estremecimiento esas cosas
que pasan por tu lado sin apenas rozarte.

No hay comentarios: