lunes, 15 de marzo de 2010

DE CUANDO LA JUVENTUD TOMÓ FORMA

Toda vida tiene su momento extraño.
Son cosas que pasan estas que hoy ocurren.
Es como el drama de no haberte hecho saber
que soy muy fan de Steinbeck
y que debo de ser la única persona
que ha leído
Al este del Edén
y no ha visto al película
(sin embargo bien de veces te has tragado
lo de Dean y el Actor's Studio)
¿Qué es lo que regula lo que contamos?
¿Son las circunstancias?
¿Es Ortega y Gasset y su manzana?
¿O más bien la forma de aproximarnos a los temas?
No sé por qué
te aleccioné cien veces con lo mismo
sin que nunca llegara a acercarte
a mi color preferido
o a los ciento quince minutos más tortuosos de mi vida.
Quizá es que soy muy simple o muy compleja
y esto hace
que no tenga una forma concreta de sentirlo todo,
que ni me gusta más lo uno que lo otro,
que tengo una lista amplia de cosas preferidas.
Así que no te arriesgues con la película o el libro
si pretendes alquilarme un cumpleaños:
la película, algún día quiero verla,
pero causalmente
y el libro no volveré a leerlo,
te lo juro,
porque toda vida tiene su momento extraño
y todo momento tiene una vida para extrañarse.

Where is my mind - Pixies

No hay comentarios: