martes, 2 de marzo de 2010

PRINCIPIOS DEL MOVIMIENTO COLORÍN

Decir ciertas cosas poéticas,
como niebla (o su prima pedante, la nébula),
como catasterismo o circunferencia.
Conservar la calma y dar acción sólo a los versos.
Tomar de cada foto una esquina y crear la foto perfecta.
dejar que el corazón corra un poco y luego pare
al ver su cara en cualquier parte, ante el recuerdo de su pecho.
Escribir aun a sabiendas que será en balde.
No apoyarse en los dramas para salir a flote, no pisar a nadie.
Vivir la vida en serio, tomárnosla a broma.
Echarle a todo un par conservando la prudencia.
Reconocer el error como principio, antes incluso de que se produzca,
desconfiar, por tanto, de la perfección y lo acabado.
No caer en la tentación del para siempre acomodado.
Andar de colores, grisura mediante.
Conquistar una vidriera, no sufrir cuando se rompa.
Sonreír en la desdicha, llorar en la desdicha, acompañar en la desdicha.
Odiar, nunca; amar sin anticipos, pero sin derrochar una gota.
Conocer el cambio, confiar en él.
No creer en los saldos, saber aprovecharlos.
Ser independiente, individual y colectivo.
Moverse inteligente entre sombra y sol.
No hablar mal de nadie, no sea que se crea importante.
Permanecer en el optimismo, en el lado colorín.




London calling - The Clash



No hay comentarios: